Los márgenes de La Salada

Por Dolores Yomha // loliyomha@hotmail.com

Sangre Salada. Una feria de los márgenes, de Sebastián Hacher.

Editorial Marea, 2011. 228 páginas. $ 72.

 

Sangre Salada, del joven periodista Sebastián Hacher, es el primer libro de la Colección Ficciones Reales que dirige Cristián Alarcón para Editorial Marea. El eje de investigación de Hacher suele girar en torno a temas populares y masivos pero poco contados: algunos casos a los que ha apuntado son el Gauchito Gil, las comunidades bolivianas y la inmigración general en Argentina. Estos elementos son trabajados también en esta crónica sobre la feria textil más importante de Latinoamérica, a pesar de ser una feria en los márgenes, como Hacher aclara en el subtítulo.

En una narración ágil y dinámica compuesta de trece capítulos, el autor presenta historias de vida que pintan la verdad brutal de La Salada. La mayoría está entrelazada por vínculos familiares que hacen a la estructura fundacional de lo que sería después un emporio comercial. Hacher está presente de manera casi permanente e introduce de forma natural las entrevistas que tuvo con personajes vitales del lugar. Sus voces dan un sentido más humano y son esenciales para el relato. Como la de Eva, una de las mujeres feriantes que inició Ocean, con la que hizo dinero y a la vez llevó adelante un comedor popular; la de su hijo Luciano, que comenzó robando como único medio de vida posible hasta que se volvió capo en La Ribera, donde consiguió primero un espacio para estacionar autos y luego hasta cincuenta puestos de venta en la feria; o la del Jefe de Punta Mogotes, Jorge Castillo, más conocido como “El Gordo” y considerado el hombre fuerte de La Salada. El fin de revelar las vidas de estos protagonistas reales es dar un sentido carnal a lo que los grandes medios enfocan desde el aspecto legal. La problemática impositiva de este universo complejo queda muy pequeña e irrelevante ante la publicación de este libro.

Cada capítulo se presenta con una foto en blanco y negro de algún trabajador de la feria o rincón típico. Los ojos curiosos de Hacher están donde tienen que estar. A través de sus detalles en la descripción de los barrios, los personajes y las imágenes del conurbano se puede ver un mapa verídico del sitio. La ignorancia de ese mundo apartado es expuesta desde el principio. Aborda los secretos de un espacio que le es ajeno pero que a fuerza de insistencia y voluntad consigue llegar. A medida que transcurre el relato comprende los códigos internos que tienen los jerarcas de una estructura que se ha levantado sola y sorprende día a día. Si bien el cronista trata de tomar cierta distancia en lo que escribe es evidente la fascinación que le genera, lo que vuelve también más literario y atractivo su testimonio. Es posible que su entusiasmo haya limitado su poder de elección y haya historias reiterativas, por lo que algunas terminan pareciéndose mucho entre sí.

Es positivo el propósito de contar una realidad argentina asentada pero dejada de lado. Los márgenes de una sociedad tienen que ser revisados y transmitidos por diferentes canales, simplemente porque allí anidan las posibles problemáticas de un país que se construye de a pedazos. Del puntapié que da Sebastián Hacher surgirán nuevos datos, enfoques y análisis del centro de producción y venta informal más grande de América Latina. // RT

Anuncios

Categorías:Reseñas

Tagged as: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s