La única de César Aira

Por Rodrigo Moral // rodrigomoral2000@yahoo.com.ar

La última de César Aira, de Ariel Idez.

Editorial Pánico el Pánico, 2011. $ 60.

Cualquiera podría decir que Ariel Idez escribe sobre Aira para colgarse de su fama. Por experiencia propia puedo decir que no, que lo hizo por gratitud y admiración, y con un fin bastante más erudito. Advertencia: el lector incauto que va sin cicerone por el camino de los libros puede caer en las garras de Aira y, por supuesto, no salir ileso; después ya sabe que leerlo es un acto de arrojo. Una vez superada la iniciación el lector está preparado para detenerse en seco o seguir furibundamente. Ahora podemos hablar de Idez, ya tenemos una idea de a qué atenernos al abrir el libro de un joven adorador del autor pringlense que adelanta en su contratapa que el villano es el ídolo. Esta novela es la única que se podía escribir de César Aira, cuya literatura es como la obra de León Ferrari: provocadora y efectista al punto que genera indignación y violencia.

Idez nos ofrece una novela ágil y sin estorbos. Un argumento lineal, de aventuras, con ribetes cinematográficos, lleno de personajes y situaciones eclécticos. Si bien todos pueden obtener de este libro una lectura entretenida y bizarra, al público del ambiente literario le provocará además empatía y familiaridad. Los guiños en este sentido son las dificultades de las editoriales independientes (“Inaugurar una editorial con un libro de César Aira,… con este espaldarazo mis viejos se comprometieron a poner la plata”, exclamará excitado un personaje), el oficio del escritor (“un escritor nunca dice la verdad, pero al mismo tiempo nunca miente”), las figuras de la crítica (“La Intuición, cuando es genuina, conduce al artista hacia la Gran Obra y al héroe hacia la muerte segura”, dirá el Gurú Chitarroni), la teoría del arte (“’Aura’ de Aira” jugará con el concepto benjaminiano) y por supuesto Aira (“el escritor incontinente”), todo a través del delirio como la mafia de los paseaperros y los taiwaneses justicialistas. El ritmo y la trama están marcados por la impronta hollywoodense; de hecho, hay intertextualidad con Matrix y Alien. Asimismo, es interesante ver evidenciados algunos de sus mecanismos como la inesperada ayuda de amigos en un momento decisivo o la nota olvidada que se lee oportunamente o la confesión del pasado vergonzoso o el apocalipsis. Este último tópico también lo utiliza Aira, lo mismo que el recurso de elementos infantiles como la imagen de los dientes blancos de los afroamericanos en la oscuridad. Idez juega al juego de Aira y hace un eco irónico, menciona las novelas a letra grande, lo nombra como “el único escritor más veloz que sus lectores” y hace alusión a su resistencia a las entrevistas con la hipótesis de la economía del habla para la maximización del uso de la expresión escrita.

La última de César Aira no va por la estructura, ni la trama, ni el tono, ni la impresión estética. Lo destacable es cómo crea un verdadero mito del mundo generado alrededor de Aira a partir de su pose introvertida, su fértil producción y el tratamiento de la crítica. A través de la novela, que no queda trunca como las de su “padrino”, intenta poner orden sobre la obra de Aira, y tal vez hasta justificarlo. Así, entre lo absurdo y lo verosímil, Idez halla la auténtica ironía aireana: “Aira nunca escribió nada (…). Inventó un procedimiento, una máquina del lenguaje (…) que una vez puesta en marcha es capaz de entregar una producción ilimitada”. Esta novela es la única que se podía escribir de César Aira porque lo confronta con su imagen y lo diviniza aun más: lo pone en evidencia, como villano y a su máquina, y le ordena el caos. El resultado es el justamente ridiculizado vano intento por alcanzar una respuesta al gran enigma nacional en el cual el campo intelectual sigue fallando: ¿qué es ser argentino? // RT

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s