Más allá del ritmo

Por Mariano Vespa // marianovespa@gmail.com

Cumbia. Nación, etnia y género en Latinoamérica, de Pablo Semán y Pablo Vila (comp.)
Editorial Gorla. Noviembre 2011. 297 páginas. $80.

Posicionarse frente a la investigación de un género musical  extremadamente heterogéneo como lo es la cumbia a lo largo y a la ancho de América Latina es una empresa tan arriesgado como compleja. Máxime si ese objeto de estudio ha sido bastardeado a la hora de establecer un análisis académico riguroso. En Cumbia. Nación etnia y género en Latinoamérica los sociólogos Pablo Semán y Pablo Vila intentan especificar la importancia de la cumbia en relación con diferentes procesos sociales.  Su análisis parte de la siguiente premisa: “La cumbia no ha tenido hasta ahora el status de música popular o folklórica que la torne un sujeto “digno” o “interesante” para el folklore, la etnomusicología o incluso, para cualquier tentativa de interpelación política de un colectivo socialmente activo y movilizarte”. El trabajo consta de seis ensayos de diferentes autores con lógicas propias pero que juntos forman un puzzle conceptual que nos ayuda a pensar la cumbia en sus diferentes facetas como los bailes, las letras de las canciones o la construcción social que otros establecen sobre ella. Sumado a esto, paulatinamente observamos – por si nos queda alguna duda- que los análisis sobre esta temática, que abundan de sobremanera en la televisión actual, obturan el real entendimiento de este fenómeno popular.

En una trabajo sobre identidad social villera publicado en 1984, la antropóloga Rosana Guber analizó el status del “villero” teniendo en cuenta su modo de vida, sus métodos de subsistencia y sobre todo “la teoría del estigma” de Goffman que pretende explicar la inferioridad del estigmatizado y mostrar el peligro que estas personas concebidas como sucias, ignorantes, vagas y delincuentes representan para la sociedad.  Recién en el 2001 con la crisis socioecónomica, los ejercicios etnográficos incluyeron los fenómenos culturales villeros.  El estudio de Vila y Semán pone en el centro el fenómeno de la cumbia villera. Si bien actualmente este género perdió fuerza, el impacto social y mediático que tuvo todavía reviste interés académico.

El primer ensayo de Cumbia firmado por los compiladores disecciona las canciones teniendo en cuenta el carácter misognio de las letras y las complejas disputas de género que se establecen como telón de fondo. Los siguientes tres trabajos, escritos por Peter  Wade y  Héctor Fernández L´Hoeste desarrollan una historización del género teniendo en cuenta los aportes de la música costeñas sumado a las  diversas lecturas que se establecen sobre negritud y africanidad. Más allá de los matices, ponen en relieve la historiografía musical colombiana desde la tradición indígena de los zenúes, arhuacos, caribes y farotos hasta el vallenato popular de Carlos Vives. Los últimos dos artículos recogen la experiencia argentina. En el primer caso Eloisa Martin contextualiza como una nueva categoría social al “pibe” y pone en manifiesto un nuevo horizonte de valores que clausura la idea de disciplna tanto a nivel laboral como en la conducta individual y social.  No es que casual que se insista que a través de la cumbia “los pibes” positivan una forma de vivenciar el mundo que nada tiene que ver con el orden dominante y el horizonte disciplinario hegemónico.  En el segundo caso, Malvina Silba reconstruye la historia de la cumbia nacional en relación a sus antepasados ya sea dentro de la “movida tropical” como así también en el folklore como el chamamé.

En suma, la rigurosidad académica a la hora de encarar un tópico tan popular como es la cumbia es el puntal del libro. La investigación permite un distanciamiento hacia esas teorías que observan a la cumbia como un fenómeno simple, atrasado y repetitivo. Así, pone en evidencia la plasticidad y multiculturalidad del género. Es que, tal como se indica en uno de los ensayos: “El triunfo de la cumbia, en Colombia y a lo largo del hemisferio, ha sido cuestión de ritmo, circuitos culturales, dinámicas de consumo u negociaciones identitarias, revestidos de cooptación oficialista y resistencia popular”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s