Peronismo slasher

Por Luz Marus // luzmarus@hotmail.com

Lucio Greco nació en 1975 en Avellaneda. Editó Pasto de la aventura (Zama, 2003). En La saga de Eva, publicada a través de Facebook, combinó poesía, política y zombies. A comienzos de este año participó del rodaje de Todos mis muertos, dirigida por Mad Crampi, una de las primeras producciones argentinas sobre muertos vivientes. Se lo puede leer en  http://luciogreco.tumblr.com/

¿Se puede ser peronista y al mismo tiempo burlar sus instituciones?
Originalmente creo que no. El peronismo es un movimiento que le permite pragmatismo a sus líderes pero exige dogmatismo a sus seguidores; así fue desde el principio, aunque ultimamente las cosas son distintas. El kirchnerismo le aportó una faceta egocéntrica contra todo riesgo. Mientras hables de ellos está todo bien, aún cuando digas barbaridades.

En La saga de Eva mencionás y ponés en práctica el “justicialismo caníbal”. ¿Qué características le encontrás a Evita como para protagonizar una saga slasher?
Me encanta la palabra slasher. Eva es capaz de todo. Imaginate el zombi de Eva. En Evita privó muchas veces el espírirtu revanchista. Muchas de las cosas que decía y que hacía tenían un olor a venganza, y hasta cuando se emociona nunca deja de recordar a los enemigos, aún a los intestinos, a los peronistas oligarcas. El canibalismo empieza por casa, podríamos decir: Eva se comió a sí misma y cuando se levantó de la tumba se comió a los que pudo.

¿Se puede seguir siendo transgresor a través las representaciones del sexo?
La transgresión es algo que sin duda sucede en el pasado (se me ocurre parafrasear así a Borges a ver si Kodama me hace un juicio y alguien me lee aunque sea de rebote). El sexo sigue siendo transgresión en muchos sentidos: si hablamos de lo que realmente hacemos cuando cogemos va a sonar fuerte. Nadie se hace cargo de que puede estar media hora comiéndose una concha. La representación del sexo es siempre falocéntrica y mítica, todo sucede y hay momentos de fundido a blanco. Igual la búsqueda de la transgresión sería algo así como el pináculo de la ridiculez.

¿Qué puede aportar el género de zombies? ¿Qué influye que estén de moda?
Por suerte creo que los zombis tienen poco para aportar: están muertos, son agresivos, el diálogo no les interesa, arreglar las cosas tampoco. Son mierda en movimiento. Los muertos vivos pueden ser pensados como los fantasmas de los que no creen que después de esta vida haya otra. No hay alma que atormentar, entonces vuelve el cuerpo lleno de gusanos. También pueden ser entendidos como el síntoma del final, como en la Biblia. Cuando en el infierno no quede lugar, los muertos caminarán la tierra. Que estén de moda lo arruina un poco, pero igual se sostiene. La verdad es que las tripas y el canibalismo hacen que los muertos sean siempre un plato denso.

¿Cómo fue la experiencia de filmar con Mad Crampi?
Estuvimos fimando durante tres semanas en Esquel como una especie de delegación o gran familia ultra disfuncional. Fue tremendo. Mad es un delirante de otro planeta (no puedo dar detalles). Zombis, spaghetti western, mucha mucha mugre… alguien que puede ensamblar una película porno puede hacerlo casi todo. Crampi me regaló algunas de las mejores anécdotas para cuando me encierren en el hospicio.

¿Qué autores de la última década considerás como tus influencias?
Considero como mis influencias muchas expresiones distintas. Películas, historietas, series, poemas, novelas. Puedo nombrar algunos autores como Houellebecq o Palahniuk, Garth Ennis o Alan Moore, Alberto Laiseca o Easton Ellis, muchos de mis contemporáneos; gente que escucho leer en bares y que es amiga. Si tuviera que dar créditos por cada frase que le usé a alguien, no tendría espacio para escribir.

¿La literatura puede circular sin intermediarios por la red o necesita editores?
No los necesita, o los necesita poco, y hasta ahí, fantasma. Mal que les pese a los buchones que siempre se ganaron la vida de intermediarios. Me parece que el circuito literario se mueve muy bien a través de la red y de las pequeñas editoriales independientes, no hace falta ningún monstruo editorial que banque nada y opere. Claro que entre las pequeñas editoriales también se arman peleas estúpidas y se instalan autores y se inventan tt´s, pero como se pelean por casi nada es más gracioso que indignante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s