La era de la reproductibilidad

Las licencias Creative Commons
Por Marcela Zena // marcela.zena@gmail.com

 

Allí donde no había marco legal que tuviera en cuenta la forma de pensar y difundir contenidos en Internet, las licencias Creative Commons propusieron valores jurídicos alternativos al copyright permitiendo especificar públicamente qué permisos le otorga un autor a su obra contemplando sus futuras reinterpretaciones y usos.

Las licencias dependen de cuatro condiciones; a partir de seis combinaciones posibles, el creador especifica si permite el uso comercial y si permite modificaciones de su obra; todas las combinaciones exigen la condición de reconocimiento. Aquellos que usen contenidos protegidos por alguna licencia CC están obligados a respetarla o acordar con las condiciones de esa licencia.

Creative Commons  (o “bienes comunes creativos”) permite a los autores dejar en claro qué derechos prefieren proteger y cuáles eligen ceder. Mientras el copyright se ocupa de restringir y regular los permisos “todos los derechos reservados”, las licencias CC proponen “algunos derechos reservados”. Este enunciado puede resultar vago y caer en la misma lógica que critica pero intenta proveer un punto medio entre los dos extremos: controlar todos los derechos o ninguno. Como dice Lawrence Lessing, uno de sus fundadores, se ubican en el medio: “una manera de respetar el copyright pero que posibilite que los creadores liberen los contenidos de la manera que les parezca más apropiada”.

La adopción de las licencias CC no ha sido masiva. Su aplicación se encuentra en mayor medida ligada a proyectos colaborativos, en el marco de una cultura del remix donde la figura del autor tiene a disolverse. La mayor aplicación se da en aquellos casos donde se desea la reutilización bajo condiciones específicas, especialmente en los campos audiovisuales, donde puede existir un trabajo en conjunto. Por el contrario, la adopción de las licencias CC resulta incipiente en el campo literario moderno, donde la colaboración autoral carece de una tradición que sí se encontraba presente en la antigüedad. En una dinámica signada por la firma individual y el lucro editoral, persiste la duda si las licencias son o no funcionales al copyright tradicional.

Hace más de una década que las licencias CC fomentan la posición creativa de permitir usos más flexibles para las producciones bajo licencias; hasta el momento, son las que mejor han entendido las maneras de hacer, compartir y difundir el trabajo colectivo y la generosidad inherentes a la red. // RT2

Anuncios

Categorías:General

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s