Cartas viejas en una caja de zapatos

Por Victoria Cotino // vicutina@gmail.com


La biografía J.D. Salinger: una vida oculta (Editorial Galaxia Gutenberg) le llevó ocho años de trabajo y fue publicada recientemente en español. Kenneth Slawenski también es el creador del sitio DeadCaulfields.com, dedicado íntegramente a la vida y obra del escritor norteamericano. Además, presentamos un fragmento de la biografía – que describe un encuentro entre J.D. Salinger y Ernest Hemingway – inédito en español.

Más allá del hecho de ser un admirador de la obra de Salinger, ¿qué te llevó a escribir J.D. Salinger: una vida oculta?

Salinger fue uno de los autores más influyentes del siglo XX, y sin embargo se había escrito muy poco sobre él; el material existente era más mito que realidad o estaba motivado por agendas personales. Pensé que era una lástima. Claramente ahí había una historia importante que contar; sólo necesitaba ser mostrada de forma balanceada y con sensibilidad. Hice lo mejor que pude para lograr eso.

¿Sentís culpa por investigar la vida de un autor que no quería ser investigado?

No. Pedí permiso a Salinger y no lo recibí. En cambio, a través de su agente me enteré que odiaba la idea de mi libro. Pero yo no estaba escribiéndolo para J.D. Salinger o para ganarme su aprobación. Es imposible escribir con la impresión constante de que alguien te mira por encima del hombro. La historia de Salinger es parte de la historia de la literatura norteamericana. Nadie puede ser dueño de eso.

¿Qué se sabe de nuevo del rol de Salinger durante la Segunda Guerra Mundial?

Hay dos buenas y pequeñas historias que no pude verificar hasta algunos meses después de la muerte de Salinger. Fueron publicadas en la edición estadounidense, pero no en la española lamentablemente. Ambas ocurrieron durante la Batalla del Bosque de Hürtgen. En una, Salinger casi se muere congelado porque le habían dado órdenes de permanecer toda la noche en una madriguera cubierta de nieve, sin equipamiento apropiado para el frío. La otra es un maravilloso encuentro entre Salinger y Ernest Hemingway que tuvo lugar durante la batalla y fue relatado por un compañero que acompañó a Salinger durante la visita. Yo sabía de esta historia cuando entregué el manuscrito original. En ese momento, sin embargo, tenía sólo una fuente que la confirmara: un veterano de guerra de 93 años que había sido compañero de Salinger en el 12avo regimiento. Al no tener una segunda fuente no podía verificar la historia y decidí no incluirla. Hubiera sido irresponsable de mi parte hacerlo. Meses después de la muerte de Salinger y de que mi manuscrito haya pasado por las pruebas de galera, el ex-combatiente estaba revisando su armario cuando descubrió un puñado de viejas cartas de Salinger guardadas en una caja de zapatos. No se acordaba que las tenía. Una de las cartas confirmaba el encuentro con Hemingway. Una vez que tuve la carta autenticada por un especialista, hice una maniobra de locos para incluir el episodio en mi libro, pero lamentablemente, no entró en todas las versiones. Fue mala sincronización. (Ver los fragmentos al final de la nota)

¿Qué pensás del libro de Hamilton: falta de respeto o biógrafo perseverante?

Naturalmente, hay dos posibles interpretaciones del libro de Hamilton y su historia. Él fue el primer biógrafo de Salinger. Por eso no hay nadie que haya escrito sobre J.D. Salinger sin apoyarse en las espaldas de Ian Hamilton. Es cierto, sus métodos fueron intrusivos. Acechó a los amigos y a la familia de Salinger y escribió cosas que no eran ciertas. Pero hay que tener en cuenta que empezó su trabajo con menos que nada: había tantos rumores sobre Salinger en ese momento… Salinger demandó a Hamilton y lo forzó a reescribir su biografía. Por esa razón, la mayoría de los lectores asume que su libro es en venganza por esa razón. Pero yo leí la versión original de Hamilton, vi sus notas y conozco bien su historia. Puedo decirte que a Ian Hamilton nunca le gustó J.D. Salinger y ninguna biografía escrita por él hubiera tenido un enfoque equilibrado.

¿Y en cuanto al libro de Margaret Salinger, sobre el que su propio hermano dijo que no coincidía?

Para mí hay algo triste de las memorias de Margaret Salinger. Son un conflicto familiar hecho público. Su libro muestra una imagen de su padre para nada halagadora. Muchos creen que eso quebró su relación. La verdad es incluso más trágica. Margaret se había estado alejando de su familia hacía años y su relación estaba rota mucho antes de la publicación de sus memorias. Su libro no fue el causante de una situación familiar triste, fue la consecuencia. Su hermano publicó un artículo en el que refuta su versión. Su padre no dijo nada. Quizás quien salió más herida con este episodio fue su madre, que sigue herida hasta hoy, y quien me advirtió que no creyera en la versión de su propia hija.

¿Crees que las obras de Salinger no publicadas saldrán a luz algún día?

Sabemos que Salinger siguió escribiendo por muchos años y puede haber dejado varios manuscritos como una herencia para su familia. Creo que a la viuda de Salinger y a su hijo –que son quienes controlan el patrimonio del escritor– les preocupa su legado. La decisión, entonces, pasa por esta lógica: si consideran que los manuscritos no publicados de Salinger son de calidad suficiente para mejorar su reputación, entonces algún día leeremos “nuevas” obras de Salinger. Pero si la calidad es dudosa, también lo son nuestras chances.

¿Cuál es tu escena/personaje de Salinger favorito?

Ah, éstas son dos preguntas y necesito dar dos respuestas. Sin lugar a dudas, mi personaje favorito de Salinger es Holden Caulfield. Es absolutamente accesible. Cuando leemos El guardián entre el centeno nos convertimos en personajes de la historia. Holden nos va llevando a través del libro y eso hace que uno se sienta cómodo con él. Confía completamente en nosotros y nos comparte sus sentimientos más profundos. Hacia el final del libro, sentimos que hemos vivido todo lo que él ha vivido, al lado suyo. Se ha convertido en un amigo.

Mi escena favorita es diferente. Es una imagen que se escapa, que está casi fuera del alcance de uno. Hacia el final de Franny y Zooey, Salinger retrata a Franny caminando por el pasillo del departamento de su familia para atender el teléfono de la habitación de sus padres. La descripción de Salinger de esa escena es surrealista. Con cada paso que da, Franny se vuelve más joven. Para cuando llega a la habitación y levanta el tubo del teléfono se convirtió en una niña pequeña. Hasta su camisón de adulta se transformó en el pijama de una nenita. Es una escena hermosa, cargada de sentido y escrita magistralmente, y siempre disfruto leerla.

¿Si tuvieras que repetir una frase una y otra vez, como la Oración de Jesús, cuál sería?

“La felicidad es sólida y la alegría es líquida”.//RT3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s