Una editorial cordobesa en Barcelona

Por Leticia Martin // leticiamartinelem@gmail.com

Ana Llurba (1980) nació en Alberdi, provincia de Córdoba, y se fue a vivir a Barcelona en septiembre de 2008. Hacia marzo del 2012 dio nacimiento a Honolulu Books, junto a dos amigas y su novio. Frente a la crisis europea y el repliegue de muchas grandes empresas editoriales, la editorial artesanal se define como la quinta más pequeña de toda la Península Ibérica, en vías de ser la primera.

¿Por qué una editorial en Barcelona?

La verdad es que podría haber sido un fanzine. Me daban mucha envidia algunos fanzines emergentes en el 2011, como 5000 negros, Mapache Press o El Juguete Rabioso, coordinado por el escritor Jordi Carrión. Pero la verdad es que ya me sentía un poco vieja para eso. Así que canalicé todas mis energías DIY para hacer algo como más me gustara, pero con una estética cuidada, arduamente pensada. Tenía lo más caro, que son los recursos profesionales para hacerlo, entonces pensé, ¿por qué no?

¿Cuál es el modelo editorial que propone Honolulu Books?

El modelo es “Hazlo tú mismo”. Como los fanzines a nivel de gestión económica y distribución, pero como las editoriales independientes en cuanto a opciones estéticas.

¿Cuántas personas trabajan en el proyecto y qué hace cada uno?

Somos cuatro personas en total: Celina Bordino es la fotógrafa de las cubiertas, además me ayuda con todo: a elegir a quién editar, a distribuir, a montar los guateques, etc. Mario Ortega es el diseñador y maquetista, y otra amiga, Itamar Ortega, es la correctora. Además de ellos cuento con varios amigos, cómplices que nos ayudan con el boca-oreja.

¿Tienen pensada una publicación digital de sus títulos?

Con el tercero, que sale dentro de poco, estamos en eso.

¿Cómo producen los libros? Me refiero a la inversión inicial, diseño, fotografía, impresiones… ¿De qué modo se hace posible toda esta tarea?

La inversión inicial la hemos puesto nosotros. Como las tiradas son cortas, tampoco es una fortuna.

¿Definieron un público lector al lanzar la editorial? ¿Cómo instrumentaron el circuito de distribución de los libros?

La verdad que no, no definimos al público. Empezamos escribir a las librerías y disquerías que conocíamos y nos recomendaban en Barcelona y Madrid. Y empezamos a llevarles los libritos.

¿A qué se oponen con este formato editorial?

No nos oponemos a nada. No creo que haya buenos y malos. Sólo gente con pasta y recursos que quiere hacer más pasta y eso lo respeto. Siempre que las reglas sean claras. Después algunos hacemos las cosas como queremos con lo que tenemos, al precio que podemos. Creo que esto es sólo otra forma de asignarle valor a lo que hacemos.

¿Qué objetivos tienen? ¿Qué buscan a largo plazo?

Ampliar la tirada y la distribución de los libros, por supuesto. Testear qué pasa con el libro digital, y lograr que los autores inéditos que publicamos se hagan súper famosos para que tengamos el orgullo de decir en las narices de otras editoriales: “nosotras lo vimos primero”.

¿Cómo ven el escenario socioeconómico español respecto de la tarea de hacer circular ésta nueva literatura impresa?

Creo que la crisis, la caída de las ventas y el repliegue de muchas empresas editoriales más grandes, hacen de éste el mejor momento para sacar algo así. La gente se sorprende y nos respeta.

¿Cómo creés que entiende el ciudadano medio catalán la existencia de una editorial con un modelo tan distinto al que propone la empresa editorial transnacional de capitales concentrados?

No todas las empresas catalanas son transnacionales. No sé qué opinaría de eso el ciudadano medio catalán. No lo conozco, aún.

Si bien en Francia las elecciones parecen estar expresando un pedido de cambio con viraje hacia el socialismo, en España, pese al 15M, no parece estar reclamándose lo mismo. ¿Pensás que este escenario de ajuste para mantener el modelo neoliberal beneficia a la editorial?

El modelo neoliberal no ayuda, evidentemente, sobre todo porque favorece la concentración del mercado editorial en pocas manos. Sin embargo, Honolulu es un proyecto muy pequeño, tan minúsculo, que sobrevivirá aunque España se vaya de la Comunidad Europea y vuelva la peseta o si volvemos al trueque. ¡Me encantaría! ¿Te imaginás? Trocar nuestros libritos a cambio de favores, regalitos, otros libros, etc. Me encantaría poder cubrir todos mis gastos sólo con moneda honolulense.//RT3

Anuncios

Categorías:Entrevistas

Tagged as: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s