Surfin’ USA

Carlos Mackevicius// elmacke2003@hotmail.com

 

El tucumanazo, de Esteban Castromán.
Editorial Clase Turista, 2012. Colección Saqueos en Greiscol. 57 páginas. $40.
Foto de tapa: Ayelén García.

 

¿Hay densidad en la nouvelle de Esteban Castromán El tucumanazo? Si esta es una característica positiva o negativa en literatura lo sabrá el lector. Pero la respuesta es no: El tucumanazo es una novela liviana, ligera. Y esto parece ser buscado por Castromán. No solo por la brevedad de sus menos de 60 páginas sino más bien por cierta liviandad con la que el autor se va desentendiendo de su texto a medida que avanza el relato. Arranca con una escena potente, lograda, que interpela desde un realismo pulido que invita a la lectura para rápidamente desvariar hacia un grotesco delirante en clave terror, un vía crucis alocado por los Estados Unidos, en donde un joven tucumano descubre que tiene la facultad de partir personas al medio pegando cabezazos.

El texto deja pendiente cuestiones que se abren en el comienzo de la novela y sobre las cuales nunca se regresa. “Salvo Gerardo y él, nadie supo las motivaciones de la idea”, se nos dice en el primer párrafo, en alusión a una idea que finalmente los personajes (un grupo de amigos haciendo la previa en una casa antes de salir a bailar) llevan a cabo, pero la motivación mencionada nunca es retomada. O una interesante y minuciosa descripción de cada uno de los personajes que habitan esa primera escena desde donde se dispara la historia, descripción metódica y diferenciada de cada uno de ellos, para luego no aparecer nunca más a lo largo de todo el libro.

El tucumanazo es parte de la colección Saqueos en Greiscol, de la editorial Clase Turista: “horror, ciencia ficción, western, fantástico y otros géneros pulp”. En El tucumanazo se entrevé cierta pretensión “pop”, cierta mueca transgresora con vocación innovadora en la escena literaria, cierta flexibilidad en el texto para poder reunirlo con la tradición que se pretende. Pero, dado el compromiso con las operaciones literarias que el texto propone y luego deja sin más, defrauda en algún punto el pacto de lectura que todo texto genera con su lector.

Por otro lado, el tono de la novela es cambiante; pese a ser fluido, confunde. No hay unidad y esta falta de unidad en el tono y en el registro del narrador no colabora con los distintos géneros, subgéneros y variantes con los que juega y dialoga el texto. En consonancia con el abandono de la trama realista, sobre el final del primer capítulo (en donde la narración fluye) se pasa a un tono símil reportero de televisión. Incluso la primera vez que aparece la palabra “tucumanazo” en el texto es en una placa roja de Crónica TV.

En la contratapa del libro se nos anticipa “Un viaje iniciático infectado por la lógica del videogame”. Sobre el final de cada capítulo hay una suerte de voz en off, de relator de la historia que desde una robótica primera persona del plural, hace un resumen de los episodios que le van sucediendo al protagonista. Se repiten cosas que el lector ya había leído en el capítulo en sí. Este artificio solo logra justificar la “lógica del videogame” en la cual se nos advierte que debe leerse la nouvelle. En la contratapa también se etiqueta como #slasher. La colección a la que pertenece la novela, y la mención al slasher, indican la lectura del texto también en esa clave del subgénero del cine de terror, en donde usualmente el elemento central es un asesino que mata jovencitas por venganza.

La idea de Castromán de incorporar en un texto literario elementos de los videogames es interesante, pero sólo se limita al artificio formal mencionado, artificio que no le aporta ni a la trama ni a la estructura ni al procedimiento de la novela. El género slasher ayuda, sí, a la trama, se justifica un poco más su inclusión y la incorporación de elementos propios del subgénero para construir la peripecia. Junto a la buena idea presentada también se lee cierta falta de compromiso con el texto, en el sentido de que el autor pareciera proponerse hacer una novela sin ninguna de las ataduras de la literatura “seria”, sin las exigencias propias del lenguaje literario. Ahí tambalea, porque no es que incorpore elementos de otros géneros como el cine o los videogames sino que los entrevera, los amontona, y de esa manera anula a unos con otros, perdiendo la oportunidad de complementar o enriquecer la creación literaria.

Quizás la intención de Clase Turista de reivindicar y relanzar el pulp implique generar textos breves, descontracturados, que intenten ser una alternativa a otros géneros mucho más consumidos y masivos hoy, como el cine, las series, los videogames o incluso la instantaneidad de lenguajes como el de las redes sociales. Ahora, es válido también preguntarse si estos lenguajes son parangonables, si pueden “competir” entre sí, o si las reglas de creación del cine son aplicables mecánicamente a la literatura. A través del pulp miles de obreros de todos los rincones del mundo leyeron la mejor literatura del siglo XX en encuadernaciones rústicas, amarillentas, con tapas ilustradas en donde generalmente había mujeres hermosas heridas de muerte con sangre en el abdomen, y el escote blanco y grande. Esos millones de ejemplares que se imprimían y que se vendían, en donde las tramas tenían prevalencia por sobre las formas, no implicaban escribir textos descomprometidos; menos aun si no se escriben bajo las mismas condiciones de urgencia y venta masiva que sí tenía el pulp y que explican sus características.

La novela toma demasiados riesgos. La apuesta parece demasiado grande para El tucumanazo, y la novela no termina de concretarse en ninguna de sus iniciativas. Queda sí, el gesto rebelde, la provocación saludable, la apuesta a la innovación y a la combinación de elementos modernos de géneros masivos como el videogame o el cine, en reunión con tradiciones literarias respetables y populares del siglo XX como el terror, el policial o la ciencia ficción.

 

*
En Revista Tónica #4: Entrevistas a los autores de Saqueos en Greiscol y a los editores de Clase Turista.
Disponible para su descarga el lunes 3 de septiembre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s