Detrás de los cables

por Leticia Martin // leticiamartinelem@gmail.com

El tiempo en Ontario, de Eloísa Oliva.
Editorial Nudista, 2012. 37 páginas. $40.

Una telemarketer se cuelga a escribir poemas a partir de las llamadas que supervisa en un call center. De este modo sucede un libro impecable, El tiempo en Ontario, de observaciones agudas y una gran sensibilidad en el tratamiento del lenguaje. Después de cada venta telefónica Oliva activa su imaginación, toma notas en su cuaderno de trabajo y, más tarde, en la soledad de su escritorio, da vida a poemas que andan de viaje. De Sault Saint Marie a Manila, de Welland a Winniepeg. Como la Oliva real, nacida en Buenos Aires, adolescente en Neuquén, residiendo en Córdoba hace unos años. ¿Existe un género más border que los bordes de una agenda de trabajo? Cuesta imaginarlo, como también cuesta imaginar a Eloísa Oliva recogiendo marcas y reconstruyendo historias a partir de unos tonos de voz y unos garabatos en la hoja.
Oliva escribe poemas que son historias breves, condensadas y que expresan la libertad de un espíritu que no se deja doblegar. En el prólogo del libro, Luciano Lamberti nos tira la clave para leerlo. No sólo, dice, hay que hacerlo escuchando White trash, el mejor tema de Sumo, sino que también desea, sobre todas las cosas, “que todos los trabajos esclavizantes produzcan poemas así”.
Oliva escribe con levedad, descubriendo en cada verso preciosas revelaciones, como si hubiera escuchado “El llamado por los malos poetas” de Fogwill. Ella misma es todas los poetas gay, todas las lesbianas consagradas a la cuestión del género y las que cantan al hambre, al hombre, o al nombre de su barrio. Ella es la poeta del auricular adentro de lostímpanos, la que escucha conversaciones gritando odas a la estabilidad de las instituciones, que pedía Fogwill. Porque tanto escucha Oliva ese llamado que saca versos redondos de contestaciones telefónicas y modela con cuidado y delicadeza, personajes absolutos a los que nos les faltan detalles. “Tiene una voz nasal y pronuncia el inglés con dureza” o bien “no es amable, ni tampoco agresivo, llega a su tope de producción y está contento”.//RT3

Anuncios

Categorías:Reseñas

Tagged as: , , , ,

3 replies »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s