La experiencia ampliada

Entrevista a Alejandro Soifer

Por Mariano Bello // marianoandresbe@gmail.com

 

Estamos en el Hotel Bauen, es el tercer y último día de la FanSci 6 y la entrada es gratuita. Por momentos cuesta bastante caminar. No sólo por la gran concurrencia ni porque a veces los que rondan los stands se muevan lentamente, puesta su atención en cómics, pines, muñecos de colección, merchandising diverso o mesas de clubes de fans: a veces el paso se desacelera para evitar interponerse entre los cosplayers y quienes les sacan fotos. No son proporcionalmente tantos pero aquí están, dando la nota de color, encarnando figuras del cómic o del animé en este ambiente espeso por la humedad del día y el amontonamiento humano. En eso suena una campanilla, una voz masculina anuncia “¡abran paso a Alejandro Soifer, el rey de los nerds!” y vemos avanzar una breve fila roja compuesta por cinco o seis personas. Son los recreacionistas medievales de Peregrinus Albus con sus trajes de guerreros medievales, cotas de mallas incluidas. Y entre ellos va Soifer, vestido de rey y llevando entre las manos el libro que motiva esta entrevista: Que la fuerza te acompañe: la invasión de las culturas nerd, geek y friki, de editorial Marea, que incluye en su investigación la palabra de los dos presentadores, Durgan Nallar (XtremePC) y Andrés Accorsi (Comiqueando).

Cuando lo entrevisto ya dejó en el stand de Peregrinus Albus el traje de rey que usó durante la presentación. Un lugar donde mostrar su fanatismo sin sentirse ridículos, eso encuentran seguramente muchos de los que vinieron. Soifer se hace un hueco entre firmas de libros y requerimientos varios de amigos y conocidos suyos que participan también del evento, es tarde pero el día no terminó.

La lectura del libro arroja la idea de que “nerd”, “geek” y “friki” son prácticamente sinónimos. ¿Esto tiene que ver con la flexibilidad de los términos o no te parecía interesante la distinción?

En realidad sí, son términos muy flexibles y definiciones muy porosas. Es decir, qué diferencia un nerd de un geek o de un friki. O son diferencias sutiles o eran más importantes en otro momento. La hipótesis del libro es que no se puede hablar de una especificidad porque de alguna manera, como dice Patton Oswald y yo lo cito, hablar de nerd ahora es incluso un anacronismo, porque todos tenemos algo nerd. Yo creo que la definición que se acerca más a lo que me interesa es que un nerd es una persona que tiene una relación con los objetos de consumo masivo muy íntima, muy personal, muy atravesada por los objetos de consumo. Por qué, porque todos vimos Star Wars, todos vimos un montón de productos que forman parte de ese imaginario. Entonces vos entrás acá y decís “ah, mirá, Volver al futuro, qué loco”. Ahora, vos, ¿tenés en tu casa el condensador de flujos que tienen esos flacos que lo están regalando, vendiendo o no sé qué? No, probablemente no.

¿Qué recorte establece la cultura nerd dentro de la cultura pop?

Siguen existiendo personas que son más extremas que otras. Es evidente lo que ves acá, gente que se disfraza, gente que vive esto muy a pecho. A mí, por ejemplo, me encanta todo esto pero no me disfrazo, me disfracé ahora porque era parte del juego. Pero creo que tiene que ver también con vivir estas cosas que tal vez son más características de la infancia, extenderlas en el tiempo. Creo que tiene que ver con una ampliación del mercado en algún punto. Antes era más vertical el mercado, una empresa saca un producto y lo consumimos. Ahora, lo que ha permitido la masificación de Internet, la masificación de la capacidad de producir contenidos de cada persona, provocó la posibilidad de una horizontalización de la generación de contenidos. En ese sentido me parece que el nerd, el que tiene un grado mayor de conocimiento de estos productos, puede generar estos contenidos muy fácilmente, o de una forma que rápidamente se integra al mercado.

Con esto tiene que ver también toda una cultura del cover y la refuncionalización que mencionás en el libro.

Totalmente, tiene que ver con el pastiche, la copia, la ironía, la parodia. La cultura popular de hoy en día está totalmente llena de parodia. Y todo esto se lo debemos en gran parte a lo que fue el espíritu de los noventa. A Seinfeld, Los Simpsons, Family Guy, son todas series que funcionan en base a parodiar cultura popular. Eso es muy fuerte. El nerd es el que tiene el mayor acervo de cultura popular, entonces es el que está más capacitado para poder parodiar eso. Tiene las referencias, tiene el mapa de los contenidos. Te puede hacer un chiste sobre Star Trek porque tiene la referencia para hacer ese chiste. Y claro, si vos no viste Star Trek vas a quedar un cacho afuera. Por eso digo yo que es una cultura que se ha extendido, y que esas diferenciaciones, si bien siguen operando, y si bien nunca fueron tajantes, me parece que tienden a la disolución, porque tienden a la integración de todo esto en el modo en el cual concebimos la cultura popular.

¿Cuánto queda en el actual nerd del estereotipo del estudioso que caracterizó a las representaciones audiovisuales de otras décadas?

Yo creo que un nerd es una persona que está enamorada del conocimiento, sólo que en vez de ser, por ejemplo, alguien que estudia filosofía y está enamorado del pensamiento de la humanidad y de la cultura occidental o de lo que fuere, está más enamorado del conocimiento inútil, de un montón de datos que no son útiles para la vida cotidiana. Saber en qué temporada de Dr. Who aparece tal personaje no es un conocimiento, o no lo era hasta ahora, que pueda implicar una distinción o una ventaja socialmente hablando. Ahora eso tiende a cambiar me parece a mí. Por otra parte, lo que te decía, sí siguen existiendo personas con dificultades de adaptación. Me parece también que con todo esto de la expansión de los medios masivos, la posibilidad de una Internet económica, de banda ancha, etcétera, lo que se ha producido también es la posibilidad de interactuar. No es que cuando yo era adolescente no interactuaba con la gente porque no me interesaba, es porque no encontraba gente con mis gustos. Ahora encontrar gente con mis gustos es mucho más fácil. Me meto en Facebook y busco el grupo de fans de equis y ya está. Y los foros ni hablar. Cuando yo era más chico decía “mis amigos nerds” porque eran los amigos que había conocido a través de foros, con los que me juntaba a jugar rol, con los que me juntaba a ver películas clase B.

¿Qué condiciones tiene que cumplir un producto para formar parte de la cultura nerd?

Es difícil determinar qué es lo que entra dentro de este campo. Para mí, para estar dentro de este campo tenés que pertenecer a alguno de los géneros de la literatura popular del siglo XX. Con la impronta del siglo XX, porque decir “la ciencia-ficción empieza en la Biblia” o lo que fuere, esas lecturas posmodernas, no sé si aplican a esto. Para empezar, cualquier producto de ciencia-ficción, de fantasy medieval, cualquier producto que vaya por esas líneas ya tiene una plaza. Después, como en toda comunidad, se van generando luchas internas dentro del campo. No es lo mismo el muchacho que vende su fantasy argentino acá, que George R. R. Martin, hay una diferencia. Pero bueno, el señor tiene todo el derecho de participar acá y vende sus libros y el que viene acá puede sentirse interpelado por esto. O no, porque tampoco es una historia que te tiene que gustar todo para poder estar dentro de este tipo de cultura. Puede gustarte solamente Volver al futuro y estar todo el día con eso y tu vida es eso, y tranquilamente ser parte de este fenómeno. Después todos, como digo, participamos de alguna manera, porque los modos en que consumimos este tipo de cosas ya no son los mismos en que consumíamos en otro momento.

En tu investigación planteás que, por un lado, es una cultura con una expansión y una aceptación crecientes, pero, por otro lado y pese a esto, el nerd va a seguir existiendo.

Para mí ese es uno de los problemas “epistemológicos” que tiene esta idea. Por una parte, esto se está expandiendo. Por otra parte, sigue existiendo un montón de gente que lo toma de una manera mucho más extrema. De hecho a mí me han puteado un par de pibes por Twitter que dicen “¡no, vos no sos un verdadero nerd, vos no sabés nada!”. Bueno, no soy nerd, soy nerd, qué carajo importa, no es algo que sea realmente relevante. Yo lo tomé como una marca de distinción por cómo soy pero para otra gente es una desgracia ser nerd. Yo me cagué de risa del término siempre pero los efectos en la vida los tuve: incapacidad social, dificultad para relacionarme con las chicas, gustos que no comparto con nadie. Esas cosas están y, para mí, no está bueno.

Es diferente el consumo que hace de una película de superhéroes el que la ve sólo por ir al cine y el que colecciona los cómics.

Siempre existieron películas de superhéroes, los superhéroes son mainstream. Lo que me parece es que ahora está visibilizado, la gente lo hace más. No es sólo ver la película, vas y te comprás el póster, la remera, ya empezás a tener otra relación, a ver los avances de la próxima en Internet, a discutir en un foro. Cosas que antes estaban reservadas a un tipo de freak. Yo cuando fui al cine a ver Batman vuelve, la fui a ver con mis amigos y ahí quedó. Ahora estoy en un foro donde hay toda una discusión y hablamos de El Caballero de la Noche asciende y ya todos están “no, porque en el cómic, en Broken Bad, pasa tal cosa, y acá pasa otra”. Y de repente subimos a un taxi con mi novia cuando salimos de ver la película y le digo “sí, porque la escena donde pasa tal cosa está igual que en Broken Bad”. Y entonces el taxista me dice “¡no, boludo, no me la cuentes, la voy a ver mañana! ¡y encima leí el cómic también, no quiero saber!”. ¡El taxista había leído el cómic! ¿Entendés? ¿Cuándo en otro momento pasaba eso? Obvio que fue casualidad pero hoy eso no es impensable como lo era en otro momento.

Hay una mayor aceptación.

Yo me acuerdo que el momento donde yo tenía un contacto del tipo de “la experiencia ampliada”, ya no sólo el producto sino lo que viene después, con Batman fue cuando tenía seis años, cuando me compré el álbum de figuritas de la película de Tim Burton, la primera, y los muñequitos, y después vi las otras películas, lo hablé con mis amigos de la primaria, pero no lo viví de otra manera. Y ahora, mi fondo de pantalla hasta hace una semana era una foto de Batman. Hay toda una regresión a la infancia, nostálgica, y un fanatismo por eso que ahora está menos mal visto socialmente. Mi novia lo puede aceptar. Cuando la conocí decía “no, cómo vas a ir a esas pelotudeces, son cosas infantiles”. Son todas cosas que están un poco menos mal vistas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s