¿Y las aguafuertes después de Monsiváis?

Por Mariano Zamorano// marianoandreszamorano@gmail.com

 

Pasan quince minutos del horario programado cuando Ezequiel Martínez, presidente de la Fundación Tomás Eloy Martínez (TEM), le dice a Patricio Zunini:

-En la anterior charla dicen que estaba todo lleno. Todo con gente.

– Excusas después encontramos, ahora arranquemos- contesta el coordinador general del FILBA.

En el cierre de la jornada del viernes, propuesta para interrogar si después de la figura del escritor mexicano Carlos Monsiváis (1938-2010) “existen nuevas formas de hacer non-fiction y qué géneros se pueden apropiar del inasible escenario hispanoamericano”, la convocatoria es escasa. Contando a Yolanda, la mujer de uno de los escritores invitados, y a quien escribe, el auditorio está conformado por siete personas, más la presencia de los mencionados Martínez, Zunini, Margarita García Robayo (escritora y directora ejecutiva de la Fundación TEM), un asistente y dos fotógrafos del FILBA. “Somos pocos pero calurosos”, dirá Zunini en una breve presentación.

– Para mí esto es una multitud –aclara Damián Tabarovsky, escritor, periodista y director de la editorial Mardulce-. Cuando presenté uno de mis libros en Eterna Cadencia el auditorio eran cuatro personas, pero tres trabajaban en la librería. Esto es como estar en la cancha de River.

El moderador de la noche, Maximiliano Tomas (editor de la antología La Argentina crónica y actual columnista de lanacion.com) se hace cargo del micrófono y presenta a los tres escritores “recurriendo a la técnica del solapeo” que consiste en leer la biografía que figura en los libros. Empieza por Robert Juan Cantavella (español, autor de El Dorado y Asesino cósmico –ver revistatonica.com/periodismo-panqueque-) sigue con Guillermo Fadanelli (mexicano, director de la editorial Moho, vestido con una camisa de palmeras y flores y sombrero caribeño, que minutos antes del comienzo estuvo a los abrazos con Gael García Bernal) y el mencionado Damián Tabarovsky (autor de, entre otros, Una belleza vulgar y uno de los responsables de la publicación del libro Antología esencial de Carlos Monsiváis).

La pregunta inicial es la imaginable: ¿existen nuevas formas de escribir non fiction? Fadanelli responde que la separación entre ficción y no ficción es ambiciosa ya que cuando uno escribe sobre la realidad tiene como intermediario a un lenguaje que no inventó. Robert Juan Cantavella dice que coincide con que esa separación es una ilusión. Tabarovsky destaca a los “cronistas periféricos” Enrique Sdrech y Ricardo Rangendorfer, y agrega que  a medida que el cronista se acerca al centro y la crónica empieza a ser un oficio que se puede estudiar en la escuela de Gabriel García Márquez, el género se hace menos interesante.

Pasada la primera media hora nadie habló de Monsiváis. Tomas pregunta: ¿Qué hacemos después de Monsiváis?

Definiendo a Monsiváis como cronista se pierden muchos aspectos de su obra, compuesta por más de 65 libros: Monsiváis no consideró lo freak y la violencia como condición sine qua non de una crónica. Al contrario, mucho de sus retratos giraron en torno a la “Buena Sociedad” mexicana y sus formas de vida (La crema de la crema), a criticar “la sociedad de la abundancia” a partir de la llegada de The Doors a México (Los fuegos apagados) o al análisis del fenómeno Gloria Trevi y las indignaciones de grupos Pro Vida por su destape en los calendarios de la década del noventa (Las provocaciones de la virtud, las virtudes de la provocación).

Tabarovsky destaca de Monsiváis haber conservado en un país machista como México la figura de cronista erudito, irreductiblemente de izquierda y marginal; Fadanelli, el rol de crítico de poder, donde dibujó la ridiculez de un partido. Luego, Fadanelli recuerda que Monsiváis nunca lo quiso y que desde la primera vez que se vieron hubo antipatía. “Nunca podíamos conversar más de diez minutos porque yo terminaba haciendo una broma que a él le parecía vulgar. Monsiváis decía de mí que ya había sido antes de haber sido, que yo siempre estaba en potencia pero nunca terminaba en nada, que siempre era una promesa y nunca iba a tener presencia”.

-¿Hay más vino?- consulta. El auditorio ríe, pero él no.

La charla se acerca a una hora y veinte de duración, cuando se ofrece al auditorio realizar alguna pregunta. Enseguida Zunini levanta la mano y dice: “Estamos en la casa de Tomás Eloy Martínez, ¿qué podemos decir de los libros de no ficción de él?”.

“Lo tengo tan presente que lo pasamos por encima”, responde un incómodo Tomas. “Hace poco grabé un video para esta fundación en la que hablaba de él. Nunca fui muy lector, con  perdón a su hijo presente, de sus obras de ficción, pero leí Lugar común la muerte y el de los fusilados en Trelew.  En mi descargo aclaro que estaba hablando de escritores vivos. Siempre leo una especie de continuidad entre Rodolfo Walsh, Enrique Raab y Tomás Eloy que llegaría a Martín Caparrós en la actualidad”. Tomas dice que Martín Caparrós podría ser considerado el único cronista argentino. Luego agrega a Enrique Symms y dice que si se los compara “Bukowski es un nene de pecho”.

Cantavella no habla hace bastante. Tomas le dice que es admirador de las crónicas de Gabriela Wiener por “exponer permanentemente su cuerpo” (ver revistatonica.com/nueva-cronica-latinoamericana-o-diario-intimo-de-embarazo) y le pregunta  sobre el taller de periodismo punk que dictó el último miércoles. “Al lado de todos los maestros que nombraron es un poco una tontería hablar de periodismo punk. Es un término inventado por mí para denominar al periodismo gonzo de Hunther Thompson, que sólo lo hizo él. Es un jueguecillo, una putada para hacer lo mismo que hacía él con la diferencia de que incluyo ficción para crear atmósfera de una situación determinada”, responde Cantavella.  Fadanelli guarda sus cosas en la mochila.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s