La reinvención del inmigrante

Entrevista a Gerardo Salinas

Por Victoria Cotino // vicutina@gmail.com

 

 

Gerardo Salinas (Buenos Aires, 1973) o Gerard Zoutmijn, su nombre en flamenco, acaba de publicar El cañón de Vladivostok, que forma parte de la colección de literatura pulp Saqueos en Greiscol, de la editorial Clase Turista. Además, es autor del libro de micro-ensayos, poesías y relatos Menos Uno (2010), y funcionario de Cultura de la provincia de Amberes, en Bélgica.

¿Cómo surgió El cañón de Vladivostok?

A partir de un hecho policial, cuidadosamente deformado, encontré una excusa para escribir acerca de dos consecuencias de la migración que me fascinan: la situación de incomunicación que produce instalarse en un nuevo contexto y los vínculos que se generan con gente con la que nunca nos relacionaríamos en nuestro hábitat natural. Alianzas por necesidad. Muchas uniones que parten de la soledad o del espanto. Claro que estos ejercicios de buceo en lo desconocido nos posibilitan ampliar nuestras perspectivas; son una fuente inagotable de material narrativo. El cañón… tiene estas dos líneas temáticas como motor.

¿Cuánto hay de realidad en la Amberes que muestra El cañón…?

Como te conté, El cañón… tiene en sus cimientos un hecho policial real. Los personajes no son reales, pero sí posibles. Amberes es una ciudad aparentemente apacible y sofisticada donde conviven 164 nacionalidades que construyen, en muchos casos, realidades paralelas. También es el segundo puerto en importancia de Europa y, a la vez, su capital de los diamantes. Todas estas características, una puesta junto a la otra, se convierten en ingredientes increíbles para un relato de acción. Es muy estimulante pensar en las historias y contextos de cada uno de los inmigrantes. También dejar que los campos semánticos de la apacible ciudad, la sofisticación, la migración, el puerto y los diamantes se rocen y generen pirotecnia.

El cañón… está dividido en breves episodios, cada uno protagonizado por uno de los tres personajes principales. ¿Por qué la elección de esa estructura?

Jugando con las diferentes perspectivas, busqué acentuar los mini-universos que la casualidad hace colisionar. La historia avanza de la mano de personajes que viven experiencias extremas juntos, pero que nunca llegarán a conocerse en profundidad. Cada uno se mueve en su propia dimensión, en su Amberes personal.

Como inmigrante, ¿seguiste los consejos de la Guía Práctica para ilegales en Europa que mencionás en el libro?

En algún momento. Lo genial de la Guía Práctica es que es totalmente trivial y está muy lejos de ser brillante. El Mariachi quiere salvarse, quiere ser especial. Y pretende con una lista de clichés revolucionar el mundo. Creo que también es otra impronta migratoria, la reinvención de uno mismo en un nuevo contexto. La posibilidad de escapar de los mandatos familiares y sociales. De triunfar, de ser distinto.

También hablás neerlandés. ¿Escribirías en una lengua distinta de la materna?

Lo hago. En este momento estoy escribiendo un cuento para una antología dirigida por el escritor y dramaturgo Michael De Cock. Ya he escrito poemas en neerlandés. La poesía me parece la mejor manera de intimar con un nuevo idioma. En abril, presenté en la Zona Futuro de la Feria del Libro una serie de videopoemas de artistas belgas. También había uno mío con imágenes de Lucila Guichon.

¿Cómo se relacionan tu trabajo en Cultura y tu escritura?

Es una relación doble. Es muy positiva por mi posibilidad de conocer el panorama cultural: cómo y qué se produce en Bélgica y Holanda. Pero mis obligaciones como director, productor y programador no me dejan crear fácilmente el espacio para ser autor. Muchas veces me relaciono de otras formas con la literatura, como la producción, el teatro o las performances. Debo confesar que haber tenido la posibilidad de experimentar el nuevo fenómeno literario en Buenos Aires me llenó de ganas de escribir y participar de esta movida. Me parece genial la cantidad de nueva producción y la creación de una nueva mirada crítica que la acompaña. Sobre todo, cierto aspecto lúdico de la literatura y la diversidad temática. Le quiero agradecer a la gente de Editorial Clase Turista que me mantienen informado y conectado.

Como hijo de desaparecidos, ¿te gustaría abordar la temática de la dictadura en alguno de tus proyectos futuros?

Claro que sí. Es muy extraño, como hijo de desaparecidos la búsqueda es una constante. Desde esta búsqueda me siento muchas veces como un personaje de una novela negra. No sé si algún día llegaré a producir ficción partiendo de este tema. Lo quiera o no, la historia que comencé a armar, desde el día que violentamente se llevaron a mi papá de mi casa, se organiza en mi cabeza de forma literaria.//RT4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s