La corteza de la desesperanza

Por Francisco Dalmasso // fran.dalmasso@hotmail.com

 

Injuria, de Álvaro Pérez García (Apegé).
Criatura Editora, 2011. 73 páginas.

 

Ganarle al miedo y reconocerse parece ser el reto central del personaje de Injuria, el primer libro de ficción del comunicador y periodista uruguayo Álvaro Pérez García. La obra aborda la inconformidad de un periodista de 35 años; lejos del asombro, es un preso psicológico de su propio discurso, encerrado en un pasado y un futuro que no le permiten “ser”. La trama es teñida por su homosexualidad; el sexo es el escape principal para su distracción que lo destruye y lo salva.

Tres partes conforman el libro. La primera se titula “La furia” y retrata las confusiones que hacen que su vida le parezca mecánica y absurda: “Nadie sabe por qué llegamos hasta aquí y por qué sigue sosteniendo esta mentira que empieza al despertar”. Es así que el dolor habita cada palabra y la velocidad del texto ubica sobre la cornisa al lector. Aunque no suceda nada. El ahora es el resultado de un pasado punzante sobre el que reflexiona lastimándose en primera persona.

“El niño” es la segunda parte donde el narrador vuelve a su infancia mostrando las raíces de su fragilidad y la condena de sus amistades y su familia. Las nostálgicas desventuras de su infierno son abordadas de manera poética dándole aire al texto. Sus lamentos son para soportar su inteligencia. La descripción de los personajes y los lugares perfuman lo sombrío del cuento.

En la parte final titulada “Manifiesto” el autor establece un diálogo interno feroz, donde se contradice buscando orden. Es la parte más confusa de una obra que explora, pero se queda en la corteza. El personaje no le gana a su turbación, ni se reconoce y termine por extraviar al lector en el intrincado laberinto de la mente falsa del protagonista.

Aparece dibujada la sensación de que tiene que lograr algo que desconoce, pero se diluye con la dolorosa realidad. Los anhelos que lo incitan a vivir son falsos. El personaje está extraviado en un tiempo indefinido, como si las expresiones verdaderas estuvieran escondidas. Lucha contra sí mismo y sus acciones se apoyan en la desesperanza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s