Un cineasta en apuros

 Por Luz Marus // luzmarus@hotmail.com

 

Mundo Porno, de Juan Manuel Candal.
Editorial Interzona, 2012. .200 páginas.  $95

 

Mundo Porno es una novela épica. Es la novela de un héroe urbano que, por supuesto, tiene la ayuda de una mujer. “Fuimos héroes por una vez”, le dice él, como la canción de Bowie.

La novela esta contada en primera persona. Comienza el relato de un hombre llamado Juan, que intenta sobrevivir en la ciudad. Las presiones de su novia chocan con su profesión: cineasta. El protagonista intenta complacerla, conseguirse un trabajo estable, ser el orgullo de la familia política. Se debate entre el “querer” y el “deber”. La novia le recorta los clasificados del diario. Se los manda por mail. En esa vorágine, se infiltra un aviso. “Se busca camarógrafo para películas de adultos”. La chica no repara en este apartado; naif y sensible, no sabe que es ella quien lo está llevando a la industria de la pornografía en Argentina.

La historia nos muestra el desgarro de la supervivencia. ¿Todos somos prostitutas del sistema capitalista?, parecería preguntarnos. Una de las chicas, que al principio muestra una faceta endurecida y luego nos sorprende y nos conmueve, le dice en un momento, mirando a cámara:

“Incluso a vos, que me estás filmando, y que ganás guita porque yo soy puta. Ah, claro, la puta soy yo, la que pone el culo soy yo, ¿pero vos de qué vivís? ¿Del amor?”

El libro es entretenido en la primera parte, pero sorprende para bien a partir de la página 80 en adelante. Al principio, empatizamos con el pibe que busca laburo y no encuentra, con el estudiante de cine que quiere realizar su propio guión pero tiene que pasar el día a día. Entendemos a la novia, también. Hay que sobrevivir. Ya no somos chicos. Podemos sentir el dolor de la resignación. Pero el protagonista nos muestra cómo se puede torcer una suerte aparentemente adversa: “Y de repente todo cerró. Fue así, de golpe, ese momento en que una idea choca de frente con otra que no se veía venir y uno entiende quién es, dónde está y quien ha sido por años.”

Es mucho más interesante elegir creer que todo fue verdad (el libro está presentado como una novela basada en experiencias reales). Tanto le creí que confieso me da miedo publicar esta reseña y que Marcelo Trotta, uno de los personajes de la novela, me venga a buscar a mi casa. Como dice el autor: “A veces, demasiada verdad empieza a parecer ficción”.

Mundo Porno nos hace preguntarnos cuántas veces nos prostituimos. Por poder, por dinero, por fama, por lo que sea; cuántas veces dejamos de lado lo que pensamos o sentimos; cuántas veces nos bancamos humillaciones varias. Sin embargo, Candal hace una notable diferencia entre la humillación inherente a todo capitalismo salvaje, y la pornografía en sí. ¿Hasta qué punto somos libres de nuestros actos? Es la pregunta que nos deja picando la novela.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s