Un skinhead en el furgón del Sarmiento

Sección #CopiaOculta // Entrevista a Fernando Prim

Por Carlos Mackevicius //elmacke2003@hotmail.com

 

En la cancha se ven los pingos, 28 cuentos populares, de Fernando Prim, editado por Tren en movimiento, es la recopilación del fanzine homónimo que escribe el autor desde el año 2004. El libro se publicó en 2011.

 

¿Cómo surge En la cancha se ven los pingos?

Habían pasado dos, tres años del quilombo del 2001, que fue la bomba social que nos pasó a nuestra generación, y dentro de lo que nosotros podíamos hacer, era un fanzine hablando de las cosas que nosotros en ningún lado veíamos, y decidimos hacerlo nosotros mismos: un lugar nuestro, crearlo nosotros. Más que nada por aburrimiento.

¿Qué es un fanzine?

Es el pasquín de un fan. Imaginate: sos habitué de una cultura y escribís un pasquín sobre esa cultura; aunque son subculturas mas que nada, porque para la cultura salen revistas, diarios y todo lo encontrás en cualquier kiosco de revistas, esto es subcultural. El culto juvenil que nosotros hacemos es el culto del punk, del skinhead, del fútbol. Y dentro de todo eso está la crítica social. No es lo primordial, pero son subculturas de la calle y en la calle está lo social. No sale de una oficina.

¿En qué tradición literaria se inscribe el fanzine?

El fanzine sale a la par del comic, no se en que mambo literario aparecen el comic y el fanzine, son culturas literarias que están hechas por pibes que nunca estudiaron un carajo. Es una cosa que te sale y querés escribir y como no tenés lugar lo hacés vos. Es una fotocopia. Exactamente es eso: una fotocopiadora y sale. No se en dónde se mete en el mundo literario, pero dicen eso, que el fanzine salió junto con el comic, eran las dos cosas under que salían de las cloacas creo que en los ‘30 y ‘40; después se abrió a distintas subculturas, el punk fue uno de los primeros en los ‘70 en armar fanzines que son históricos. En Argentina en los ‘80 ya había. Los primeros de acá fueron hechos en dictadura, los hicieron los punks: fanzine Resistencia, Vómito, un par de fanzines que hablaban de sus cosas, de los edictos policiales, de los quilombos sociales que tenían en ese momento. Dictadura y pos dictadura.

¿Quién editó el libro?

Tren en movimiento, que es una editorial amiga que ya tiene varios libros. El libro que yo saqué es parte de una colección de libros similares, todos muchachos del palo del punk. Pero la editorial también tiene libros que hablan de otra cosa: también edita novelas, y ahora también sacó uno sobre la historia de las ediciones Tor, que fuera la editorial popular de los años ‘30, ‘40 y ‘50 en Argentina, que tiene miles de ediciones.

 

Los 28 cuentos que integran este libro son un recorrido por lugares, personajes y subculturas urbanas de Buenos Aires. Podría pensarse que el hilo que va tejiendo estas historias es la tribuna, los pliegues que se generan sábado a sábado en el mundo del ascenso; pero sería incompleto. Las historias de En la cancha… combinan el fervor tribunero con los usos, costumbres y tradiciones de distintas subculturas juveniles que, aunque marginales en cierto aspecto, abundan en los parajes más suburbanos del Gran Buenos Aires: punks, skinheads antifascistas, rastas, rollingas, neonazis, mods, hard mods, hippies, anarkotamberos, hardcores, heavy metals, etc.

Laferrere, Merlo, Temperley, Ituzaingo, Jáuregui, Morón, Gerly, Isidro Casanova, son paisajes donde transcurren las historias de En la cancha…, historias locas, absurdas, profundamente realistas, y siempre educativas. La ultra violencia, las ideas anarquistas, los títeres ácratas, la vestimenta skinhead del sur de Londres en 1960, el tango, el alcohol, las Malvinas, la toma del frigorífico Lisandro de la Torre, Los Rejects, la quema de iglesias en 1955, la guerrilla urbana, etc: todo esto entrecruzado con La naranja mecánica, con la historia argentina, con pibes comunes y silvestres de cualquier barrio de hoy, y con las luchas y tradiciones populares de nuestro país. Y la reivindicación permanente de la calle como espacio central de socialización y cultura. Una bomba molotov de creatividad y un delirio amigable.

Fernando Prim construye sus historias con una prosa directa, descontracturada, que pese a que cambia permanentemente de registro y de tono, se armoniza en la frenética locuacidad del narrador, en la brevedad de las historias, y en la frondosa aparición de personajes, lugares, momentos históricos y situaciones absurdas.

¿Cuáles son tus influencias?

Hago cuentos pero no leo cuentos. En la parte mongoloide de las historias que yo hago creo que hay mucho de historia argentina. Siempre leí historia argentina y meto boludeces en torno a lo social de Argentina, a un contexto histórico e invento boludeces. Pero de lecturas siempre me basé en libros de historia, no leo mucha novela.

¿Corregís mucho?

Lo leo cuando sale. Corrijo los errores de tipeo pero nada mas. Lo escribí porque me gusta en ese momento y lo saqué. El primer fanzine lo hice en 2004 y lo leo ahora y capaz es un desastre, pero son épocas. Por ahí dentro de 10 años leo el que saqué hace un mes y no me va a gustar. Pero son momentos, la escritura son momentos.

 

Daría la sensación que Prim quiere argentinizar las culturas juveniles que en su mayoría provienen de Europa. Lo hace a través del humor y de la violencia. Parece el autor darse a la tarea de justificar, de construir una tradición nacional, que adapte y revitalice estas subculturas en clave local. De esa manera critica la adaptación mecánica de costumbres y modas de ultra mar en nuestros lares. Generando empatía en el lector que no está imbuido en el submundo de siglas, guetos, y subculturas que pueblan estos 28 cuentos populares.

¿Para quién escribís?

Escribo para la gente que a mí me gusta. Yo elijo a mis lectores. No me interesa trascender. Primero que es imposible, y segundo que lo que yo escribo, y para quien escribo, es para la gente que yo elijo. A mi no me gustaría que el fanzine lo lea un tipo de Recoleta. Todos los pibes que me leen son gente que se levanta a las 6 de la mañana para ir a laburar. Está hecho para esa gente. No me interesa que lo lea un tipo que esta cómodo. Escribo para la gente común, para el laburante.

¿Te interesan otros géneros?

Si, es interesante, pero uno no tiene capacitación. Uno no sabe como escribe, uno le sale escribir y punto, yo no me siento escritor: saco fanzines y escribo parte del aburrimiento y de las cosas enfermas que vemos día a día en la calle. Yo laburo de fletero, en la bicicleta, desde hace más de doce años.

¿Qué opinás de la difusión gratuita de contenidos en internet?

Eso me parece bien mientras sepas qué podes bajar. Vos podés bajar un libro que en Antígona está $90 y son editoriales enormes, pero si vos tenés la posibilidad de laburar y tener cierta conciencia, hay editoriales chicas que vos tenés que comprarle. A mi no me gustaría que a la editorial Tren en movimiento los chicos la lean por internet, porque hay que apoyarla porque sino no va a ningún lado. Si podés cagar a las editoriales grandes, hay que cagarlas. Pasa lo mismo con la música: me puedo bajar algo de Queen, pero una banda que labura y se difunde en Villa Sapito, yo me lo quiero comprar ese disco, no lo quiero bajar. Lo mismo con las editoriales: hay que apoyarlas. Si a vos te gustan los libros, tenés que apoyar a las editoriales. Es una pelea jodida la de internet, está bueno porque hay gente que no tiene los recursos para tener los libros, y eso está buenísimo que puedan encontrarlo por internet, pero tienen que saber a conciencia que hay editoriales que son chicas y laburan y resisten por la compra de los libros. Además siempre es lindo tener un libro en la mano.//RT4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s