Fiesta frente a la vidriera del carnicero

Crónica de la fiesta diurna “México en Buenos Aires”

Por Martín Felipe Castagnet // martinfelipecastagnet@gmail.com

 

Faltaban varias horas para que Chávez Jr. fuera vapuleado por Maravilla Martínez durante once rounds y medio, las mismas horas que restaban para el día de la independencia de México. La vereda sobre la calle Honduras estaba tomada por consumidores de mezcal que todavía dejan el Chavo si lo encuentran en la tele. Los ánimos entre la República Argentina y los Estados Unidos Mexicanos no podían ser mejores. Pero por sobre todas las cosas aún era sábado: el mejor día de la semana para emborracharse en los eventos literarios a los que de lunes a viernes se cliqueó “Asistiré”.

La excusa fue acercar al público a seis de los escritores mexicanos invitados al FILBA: Valeria Luiselli, Fabio Morábito, Julián Herbert, Álvaro Enrigue, Sandra Lorenzano y Guillermo Quijas. Estuvo organizada por los responsables de la editorial Clase Turista, Iván Moiseeff, Lorena Iglesias y Esteban Castromán, quienes este año ya habían organizado la Zona Futuro, el único reducto adonde pareció llegar el aire acondicionado en toda la Feria del Libro. En el programa del FILBA el evento figuraba como panel; por suerte, las redes sociales lo promocionaron como lo que realmente fue: una fiesta, no en la librería sino frente a la librería. No fue la excepción, porque el programa del FILBA se caracterizó por ser ilegible en varias categorías: los paneles carecían de tema y las actividades tenían títulos que no precisaban nada (“México en Buenos Aires”) o eran dignos de Pol-ka (“Soy tu librero”).

Pese a todo, la fiesta tuvo la convocatoria que merecerían haber tenido y no tuvieron otros eventos del FILBA. Incluso fueron aquellos que no usan redes sociales, como Fabián Casas y Alan Pauls, si no contamos a los fakes; incluso un tuerto creyó ver a César Aira, lo cual es posible con todo el tiempo libre que tiene ahora que Ariel Idez escribe sus novelas. Había muchos niños; cuando le dijeron de irse, uno de ellos le pidió a su padre si al menos se podían quedar hasta que terminaran de leer uno de los textos. Algunos precavidos cargaban la incomodidad de un paraguas innecesario; otros una bolsa de Eterna Cadencia bien pesada. En las mesas sobre la calle Honduras abundaban los libros de los mexicanos y las tapas con guacamole y crema de limón. Una fuente confiable del Wikileaks local filtró, en voz baja y mirando hacia los costados, que el mezcal era en realidad tequila. Tenía gusto a tequila, pero si hubiera sido mezcal también hubiera tenido gusto a tequila.

Durante las lecturas, alguien gritó: ¡Viva México!, y los presentes respondieron: ¡Viva! Luego: ¡Viva México y la Argentina!, y nuevamente el coro: ¡Viva! Sonaba pertinente: de tantos eventos muertos, había al menos uno que estaba vivo. De los escritores invitados sólo leyeron cinco, porque Julián Herbert se encontraba desaparecido. Claro que al día siguiente reapareció a tiempo para descoserla en el MALBA con un rap sobre su estadía en Buenos Aires, que hizo parecer a varios de los demás escritores presentes como tuiteros analfabetos. Herbert fue uno de los pocos, o el único, que mencionó la situación actual de su país: México, “la vidriera del carnicero”. Pero eso fue el domingo. El sábado fue sólo fiesta, que no duró lo suficiente: cuando finalizaron las lecturas hubo que levantar las mesas de libros y comidas porque se acababa el permiso y comenzaba otro evento.

El DJ puso a hibernar su laptop, pero la música no se terminó. En silencio, desde la esquina de Humboldt, llegó una banda de mariachis, enteramente vestida de blanco, guitarrón y trompetas en mano. Que fue, sí, de lo mejor de México en el IV Festival Internacional de Literatura de Buenos Aires. “No tengo trono ni reina / ni nadie que me comprenda / pero sigo siendo el rey”. Lectores y escritores les rindieron pleitesía, sentados en el cordón o a hombros de sus padres. Y se termina acá porque la piñata no entraba, dijeron los organizadores.//RT5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s