El exotismo de las cacerolas

Entrevista a Laurent Binet

Por Luz Marus // luzmarus@hotmail.com

 

Entro al lobby del hotel Club Francés y les digo a las dos recepcionistas que tengo una entrevista con Laurent Binet, autor de HHhH. Me siento en un sillón enorme de terciopelo rojo. Todo es muy aristocrático; no puedo esperarlo acá. Pero Laurent llega y se sienta al lado mío. ¿No está Isabelle?, le pregunto. Isabelle Berneron trabaja en la Embajada de Francia. Su tarjeta dice: “Promoción y difusión del libro francés” y ella concertó nuestra cita. Me dijo que iban a estar almorzando en el restaurante del hotel. Tengo miedo de no comprender todo y no poder desgrabar. Él se sonríe y me dice que podemos hacerla en inglés. Le digo que en inglés es peor.

Isabelle está con el resto de encargados de la embajada. Me saluda Benjamín Bernier, el “Encargado de misión libro y edición de la Embajada de Francia”, según la tarjeta que me dejó el otro día en el MALBA. Pablo Braun le dice a Laurent que lo va a llevar a ver boxeo, y Laurent la interrumpe a Isabelle y le dice que yo quiero que esté ella presente. Isabelle también se ríe. Nadie me cree. ¿Cómo digo “cacerolazo” en francés?

 

Contame sobre tu vida en Praga

Estuve un tiempo en Eslovaquia, en Praga y París. Te puedo contar sobre Eslovaquia. El año en Eslovaquia fue el año más lindo de mi vida. Poco trabajo, un nivel de vida agradable, una novia muy linda, la cerveza era muy buena. Se llamaba Aurelia (está en mi novela), era un amor prohibido. Ella estaba casada. Su marido era un hombre muy importante y yo fui expulsado del país. Lloraba en el tren cuando me tuve que ir. Estaba amenazado de muerte. Ella me siguió. Dejó todo por mí. Se fugó conmigo. Cuando existe una barrera es mucho más fuerte el sentimiento.

¿Y qué pasó después?

Vivimos cinco años en París; después la convivencia, y la vida, el desgaste. Se terminó el amor. Pero fue una historia hermosa, producto de ese año de mi vida en Eslovaquia. Hace mucho tiempo ya. Tenía 24 años.

Me imagino que habrás escuchado los cacerolazos de estos días. ¿Cómo lo contarías en un relato, desde tus ojos de extranjero?

Sí, he escuchado. En Francia también hay manifestaciones y eso no me resulta extraño, pero sí el hecho de hacer ruido con cacerolas: me parece un tanto exótico y pintoresco. No conozco el trasfondo político. De todas maneras me parece bien que la gente se exprese. Me han contado algo pero no comprendo mucho. El peronismo es algo difícil de comprender, ¿verdad?

¿La traición es el tema principal de tu novela?

Es una excusa literaria. En toda buena historia debe haber un traidor. Es el punto más trágico del relato. El pretexto literario me permitió adentrarme en algo mucho más humano. Es uno de los elementos pero no es él único. Es el momento particularmente dramático que permite relanzar la novela hacia otro lugar. Siempre el impacto de una traición es muy fuerte.

¿Qué le aporta a HHhH tener un narrador que cuente cómo escribe la novela?

Lo antinatural en realidad es lo otro, lo que hace la mayoría. Poner un narrador que está en el aire, no se sabe dónde, y que sabe todo, ve todo, pero no habla de lo que está haciendo. Estamos tan acostumbrados a eso como a la música en el cine. Eso es artificial, pero nos resulta natural.//RT5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s