Fiel a uno mismo

Por Luz Marus // luzmarus@hotmail.com

Fiel, de Sebastián Basualdo.

Bajo la Luna. 76 páginas.

El libro “Fiel” de Sebastián Basualdo contiene 12 relatos que tienen algo de Carver, algo de Castillo, algo de Arlt.

Basualdo genera con sutiles detalles situaciones absurdas y encantadoras, como en el cuento “El novio” para páginas después emocionarnos con el relato “La soledad del último hombre” donde el personaje, sin contarnos de su tristeza nos permite percibir claramente su desgarro interno por un abandono que le da un giro a su vida.

Son relatos cortos que te dejan con ganas de más. En el cuento que lleva el título del libro, “Fiel”, encontramos frases como esta: “Me los imagino a los dos: ella desnuda, apoyada en tu pecho, te pregunta si alguna vez la quisiste y vos, el Garibaldi argentino, le contestas con un silencio. Porque el amor es para los que pasean perros y pintan cocinas los domingos por la tarde. Adora esas frases.” Y así hay muchas más frases citables en el libro. Cada cuento deja ver una idea nueva. Una mirada distinta sobre situaciones que todos conocemos

Los cuentos de Sebastián Basualdo necesitan un lector activo. Nos deja picando algo. Nos obliga a pensar. No sólo a reflexionar. Nos obliga también a utilizar la lógica para descubrir cuál fue realmente el final. Qué fue lo que pasó, entonces. Sus cuentos son inquietantes. No nos dan servido el material. Nos exige que lo descifremos.

Otro rasgo fundamental de su literatura, que pude observar tanto en este libro como en la novela “Cuando te ví caer” –también publicada por Editorial Bajo la Luna, es la forma de representar la figura de la madre. En los textos de Basualdo observamos una madre sexualizada. Una figura femenina “madre” cargada de un erotismo poco usual en la literatura argentina, que ha heredado de Italia la imagen de la Madonna Santa. Lejos de la “madre-santa-virgen” que podemos observar en construcciones porteñas, como en las letras de los tangos, Basualdo nos ilumina con una madre deseada, erotizada, sensual, diferente.  Este, creo yo, es uno de los logros más importante de su obra. Algo que, intuyo, no se propuso hacer. Una mirada producto de haber sido criado por una madre muy joven, con ideas revolucionarias e independientes. Una madre que no estaba atada a un matrimonio burgués. Una madre que se dejaba guiar por el deseo. Ese es el estilo, no sólo de madre, si no de mujer, que vemos en todos los personajes femeninos de sus libros.

A modo de ejemplo, cito el principio de uno de los relatos: “La mujer que me abre la puerta no es alta ni rubia. Se ha cortado y teñido el cabello recientemente y sus ojos son pequeños, color verde. Me besa en la mejilla y sonríe. Siempre sonríe cuando comienza a sentirse incómoda.”

Es fascinante que durante minutos no sepamos si el personaje habla de una mujer o de su madre. Habla de las dos. De una mujer y de su madre. Logra no disociar algo que generalmente, en el arte, está completamente disociado.

Los personajes nos muestran sus pensamientos con frases contundentes como:

“Había dicho ‘cuando quieras’. Cuando debió decir ‘te espero’.”

Sus guiños literarios no son utilizados para ostentar, sino para golpear sin aviso.

“A mi madame Bovary le fascinaba estrenar las tardes con vos.”

En cada frase parecería descubrirse el principio de una novela: “El mundo es una decepción constante. El pasado es una cajita de cristal donde no existen las arrugas.”

La  obra de Sebastián Basualdo nos deja la sensación de estar ante una obra que quedará en el tiempo, como registro de lo que fue ser un escritor porteño de fin de siglo pasado y principios de este. Una obra bisagra entre lo caduco y lo nuevo. Lo establecido y lo revolucionario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s