La literatura mirando el canal Volver

Por Mariano Bello // marianoandresbe@gmail.com

Programación doble: Este es mi mundo / Figuras en el espejo.

Luis Mazzarello. Wu Wei, 2012. 200 páginas. $70.

Dos son las nouvelles que conforman Programación doble de Luis Mazzarello. Este es mi mundo nos sitúa en una Buenos Aires habitada por personajes de ficción que no echa mano tanto de la literatura como de la televisión y el cine argentino de otras épocas. Figuras en el espejo, por su parte, plantea universos alternativos a los que los personajes acceden a través de prácticas espirituales. Si en Este es mi mundo nos encontramos con personajes cuya recuperación ha quedado hoy en manos de canales especializados en materiales de décadas pasadas o de programas homenaje, Figuras en el espejo pone ante nuestros ojos mundos paralelos al nuestro en los que los dibujos animados constituyen una fuerza enemiga de la humanidad y en guerra mortal con ésta. Ambas, sin embargo, comparten la misma apelación a la picaresca nacional de los setentas. No es allí donde se encuentra la mayor diferencia entre las nouvelles sino a la hora de explicar las torsiones de la trama. Figuras en el espejo, no obstante el misterio que envuelve a algún personaje, echa mano de algún conocido argumento de ciencia ficción mezclándolo con la percepción extrasensorial de los ritos chamánicos para volver sustentable la multiplicidad de sus realidades.

Este es mi mundo, en cambio, asume esa ciudad de habitantes ficticios con la fuerza de una evidencia: aquella que se le impone al protagonista, Piero Tramposso, desde que se sube a un taxi conducido por Rolando Rivas. Figuras en el espejo, por su parte, presenta una apelación más fuerte a la imaginación literaria al incluir como personaje al conde de Lautréamont.

La legibilidad de las dos nouvelles de Mazzarello no es algo dado: continuamente (sobre todo en la primera) el forzamiento del verosímil a través de la inclusión de personajes importados de ficciones que hoy nos costaría tomar en serio parece querer arrojarnos fuera de la lectura. Y a la vez, ese afuera estaría también abarcado por los personajes de las nouvelles, tanto desde la firma de la portada de Este es mi mundo como desde los comentarios que cierran Figuras en el espejo. En suma, Programación doble es un libro que recupera para sí un conjunto de seres y de historias a los que la literatura le ha venido dando la espalda.//RT

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s