Golpe de suerte

Maravilla Martínez. El hombre detrás del campeón

Maravilla Martínez. El hombre detrás del Campeón

Germán Riesco

Editorial Corregidor

Noviembre 2012. 185 páginas

 

 

“Para alcanzar la cima en cualquier actividad hay que ser profesional y trabajar a conciencia” señala Germán Riesco, autor de Maravilla Martínez. El hombre detrás del campeón. Y además, recupera cientos de frases del deportista estrella respecto de la necesidad de ser perseverante y trabajar duro para alcanzar un objetivo. Paradojicamente, Riesco hace a un lado esas expresiones para constituirse su libro como un producto de novedad.

Natalia Gauna

Este libro que terminó de imprimirse en noviembre del 2012 -dos meses después de la pelea que colocó a Maravilla entre los mejores del mundo- retrata en  185 páginas la vida de Martínez desde su infancia hasta la cima de su carrera en Las Vegas después del gran combate contra Julio Chávez Jr. La inclusión de las voces de integrantes de su familia, amigos y ex entrenadores hacen amena la lectura de El hombre detrás del campeón. Las anécdotas, aunque inconexas, reafirman el interés por el deportista que trasciende su disciplina en tanto su carisma y la búsqueda de cierta “popularidad” lo ha llevado a otros mundos.  Desde esta perspectiva,  se entiende que Riesco dedique un capitulo del libro al paso de Maravilla por la farándula argentina desde la entrevista que el periodista y conductor televisivo, Alejandro Fantino, le realiza en abril de 2012 hasta su incursión en el género del Stand Up. “Otra de las cuestiones que lo ayudó a cumplir con ese sueño [se infiere que alude al reconocimiento en su país] fue la entrevista que Alejandro Fantino le hizo en el programa ‘Animales Sueltos’ de América TV. Allí hablaron un poco de todo, y se sintió tan cómodo, que luego lo calificó tal vez  como el mejor reportaje que le hayan hecho en su carrera”. Más allá de la omisión de ciertos datos periodísticos de relevancia, como la fecha en la que se realizó la entrevista, el autor deja en claro la trascendencia de este suceso para la vida y carrera de Martínez. Al igual que su participación en el segmento “Bailando por un sueño” del programa televisivo, Show Match que le brindó mayor grado de exposición mediática:

“Apoyado por su pintoresca y particular tía Graciela, que le confesó su amor a los gritos a Tinelli, y por otros amigos y familiares, bailó el tema ´Celebration´ de Kool & the Gang, y sólo pudo cosechar 24 puntos, que lo dejaron al borde de la sentencia. El jurado integrado por Carmen Barbieri (le dijo que todas su amigas estaba muertas  por él y que pasara por el camarín para dejar su número de teléfono), Moria Casán, Anibal Pachano, Antonio Gasalla, Flavio Mendoza (quien no paró de seducirlo) y Marcelo Polino (le dio la nota más baja con un 3), fue bastante duro con su falta de experiencia y hasta la coreografía fue criticada.”

Este párrafo abrevia -además de la popularidad en pleno crecimiento- la sensualidad  y humildad del deportista, dos características que para el autor son centrales. “Llegaba a los ensayos solo en su taxi, sin custodia, sin nadie que lo acompañara. Lo contrario de lo que habitualmente ocurre con los famosos”, relata su por entonces compañera de baile, Sofia Macaggi. De este modo, la figura de Sergio Maravilla Martínez se construye no sólo a partir de  sus logros deportivos sino también por tratarse de una especie de “héroe popular” que superó los obstáculos y las carencias en pos de alcanzar la gloria. Riesco pone el acento en este discurrir épico de la vida del boxeador: “Tuve que pedir comida en Cáritas junto a mendigos porque quería vivir solo y la plata no me alcanzaba” recuerda Martínez sobre sus primeros años en España luego de que en 2001 decidiera dejar su país en busca de un futuro mejor o como le recuerda su mamá Susana, “Argentina estaba muy difícil en aquel tiempo. Agradecé a Dios que te fuiste. Estás bien, sos una buena persona y lograste lo que querías como boxeador.”

La concepción desacertada de “lo popular” emparentado al ascenso social aunque de pertenencia forzosa a la clase de origen, una especie de plebeyismo inexorable, está presente en el modo en que Riesco construye el personaje de Maravilla y en el uso del lenguaje por demás coloquial. La búsqueda de un relato más bien novelesco explica, en alguna medida, la falta de rigor periodístico de algunas anécdotas descontextualizadas, sucesos cuya omisión de fecha produce un ir y venir en la historia de modo que lo que queda son pantallazos de un personaje indudablemente interesante por su carrera deportiva y  su historia de vida.

Anuncios

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s