Una semana para la novela romántica

tumblr_m065prWoU11qadku2o1_1280

Por Juan Terranova

Porque somos porteños, o argentinos, o tercermundistas con aspiraciones, porque somos lectores de libros, y tuvimos que volver a aprender a leer con Internet, porque escuchamos músicas melancólicas o robóticas, sabemos bien cuáles son las formas literarias del odio, del sexo, del terror, de lo político y lo social. Sabemos de la comunicación y de la soledad. Pero, ¿y el amor? Eso nos cuesta más. Es posible, no sin renuncias, taxonomizar todos los relatos y esqueletos narrativos en dos grupos, las historias de guerra y las historias de amor. (La política pertenecería a la primera serie por acción y decisión propia, y a la segunda por vocación neurótica.) ¿Qué grupo es el más difícil? ¿Cuál brilla más, se vuelve más universal? Gombrowicz decía que le gustaba la poesía en la prosa, dispersa, como el azúcar en un postre. Pero la poesía en sí lo empalagaba. ¿Quién come azúcar de un frasco con una cuchara? La sensación física, gustativa, ilustra bien el rechazo por la cursilería. Hay un pudor contra lo cursi. Y es un pudor atendible, bienvenido. Sin embargo, la crítica no deberían retroceder, más bien todo lo contrario, frente a aquellos objetos que la avergüenzan. ¿O no nos saturan por arreboladas las diversas voces de la sofisticación? El erotismo frío y afectado de nuestro alto modernismo a veces se queda demasiado tiempo esperando a Godot.  Por otra parte, el grado cero de la cursilería en sangre no existe. También ahí hay esperanza y especulación de amor.

Esta semana les presentamos en Tónica algunos reflejos e indagaciones sobre un encuentro de Novela Romántica organizado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en el Centro Cultural Recoleta. Hubo escritores y lectores, y música y mucha gente buscándose, como en un tema de Charly García, a medias irónico, no muy lejos del tango o del bolero. Él mismo cantaba que gozar es parecido al dolor. Mucho merengue nos puede desbordar, o incluso descomponer o lacerar, pero también en amplios e imprevisibles sentidos nos mantiene vivos./RT

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s