El interior del interior

Entrevista a Martín Maigua y Juan Cruz Sánchez Delgado, editores de Nudista

Por Martín Felipe Castagnet // @mobymartin

nudista

Cuando Martín Maigua tenía diecinueve años dejó Salta para estudiar Derecho en Córdoba.  En un taller que daba Luciano Lamberti aprendió cómo podían circular los libros de formas independientes y se le despertó la inclinación por la edición. Junto a Juan Cruz Sánchez Delgado, coeditor y diseñador de la editorial, habla con Revista Tónica sobre Nudista, que en su tercer aniversario acaba de publicar tres nuevos libros: Los pibes suicidas de Fabio Martínez, Los Centeno de Pablo Natale y Villa Olìmpica de Carlos Surghi.

¿Cuáles fueron los orígenes de la editorial?

Martín Maigua: Mi primera idea era aprender a coser libros. Lo había conocido a Funes, que le había editado un libro a Luciano Lamberti, San Francisco – Córdoba, pero sacando los cálculos había mucha diferencia en tiempo y dinero. Por entonces Luciano nos hablaba de Pablo Natale, de Federico Falco. Conocí a Juan Cruz, Fabio Martínez, muchos autores que estamos publicando. Contaba con un grupo de amigos y con un grupo de autores, y con ellos podía construir un catálogo sólido, no sé si para la academia o para discutir la literatura actual, pero sí que la literatura de estos chicos era importante y unida iba a tener una potencia inmensa.

¿Cómo era la situación editorial entonces en Córdoba?

Juan Cruz Sánchez Delgado: Fuimos desmitificando que por no ser del palo no íbamos a poder llegar a producir. Nos dimos cuenta que para crear una editorial no había que tener ni una imprenta, ni una rotativa, ni una oficina. Si bien había algunas editoriales independientes, de encuadernación artesanal y tiradas cortas, en ese momento en Córdoba no había ninguna editorial independiente industrial, profesional, que evitara cobrar a los autores y que no le viera el lucro. A mí me pasó de cerca con un amigo que tenía un libro increíble. Yo le decía: “Macho, ¿cómo puede ser que tengas que pagar para editar esto? Encima de cederle este libro que les va a dar prestigio les tenés que pagar”. Ahí nos dijimos que teníamos que editar nosotros.

Actualmente Córdoba se está convirtiendo en el gran polo de producción literaria: Lamberti, Falco, Godoy, también puede contarse a Busqued. ¿Qué ven ustedes en Córdoba?

MM: Lo que hace rica a Córdoba es que no todos los autores son de Córdoba Capital. Falco es de Cabrera, Luciano es de San Francisco, Natale es de Carlos Paz, Eloísa Oliva es de Neuquén, yo soy de Salta. La ciudad de Córdoba nuclea. Por la Universidad llega gente de todo el país. Hay una riqueza de voces, de estéticas que confluyen y se complementan, y entonces va fluyendo algo no sé si nuevo pero sí interesante. En nuestra búsqueda editorial no nos centramos solamente en lo que pasa en Córdoba sino que estamos viendo qué pasa en el interior del país, muy en el interior. Por ejemplo este año publicamos una chica de Sunchales, Santa Fe. Vamos a volver a editar un libro de Tartagal, de Fabio Martínez; si bien vive en Córdoba él es de ahí y en el libro habla de Tartagal. Marcelo Díaz es de Río Cuarto. Así como venimos a Buenos Aires y fuimos consiguiendo cierta presencia, también lo hacemos en el interior y en el interior del interior. Fuimos a Alta Gracia, San Francisco, Río Tercero, lugares que ni siquiera las editoriales de la ciudad de Córdoba van, porque no tienen posibilidades o porque no les interesa. Cuando hacemos una presentación tampoco esperamos que haya cien personas; que haya diez ya es de alguna manera una forma de compartir, puntos donde empieza a aparecer Nudista. Fuimos a Tucumán, Jujuy, Salta. Este trabajo de caminar y poner el cuerpo, y poner plata, es todo una inversión. Sacamos de donde no tenemos y pensamos cómo recuperar; por ejemplo, hemos traído a Cuqui a Buenos Aires porque se nos hacia importante que Cuqui esté acá.

JCSD: Quizás inflado por la prensa, como sucede con todo, se ha potenciado como algo nuevo: un par de antologías que salieron de autores cordobeses, algo que se llamó “nuevo realismo cordobés”. Son cosas que pasan desde Córdoba, y eso es lo rico también. Creo que ninguno de los autores mencionados es nacido en Córdoba Capital. Es como que acá en Buenos Aires te digan de Bahía Blanca uno, de Mar del Plata otro, de San Nicolás: cosas muy distantes de lo que puede llegar a ser Capital.

¿Ustedes ven algún otro modelo de editorial tan federal? ¿Cuáles son sus influencias?

MM: Blatt & Ríos. No se si la primera pero de las primeras que empezó a vender ebooks sin DRM acá en Argentina, algo que no sé si hace otra editorial además de los-proyectos, Determinado Rumor. Cuando nosotros decidimos que Nudista tenga ebooks, dijimos “vamos sin DRM” de entrada, en nuestra página virtual y también en Amazon, Baja Libros. Lo que uno sabia era que había que producir de a quinientos, mil libros. Hoy la tecnología permite impresión por demanda. Hay editoriales de acá que lo están haciendo, y en Estados Unidos y España desde hace rato. Cuqui es uno de los primeros, Mattoni, la nueva edición de Luciano, y todos los que estén agotados.

JCSD: En el 2004 escribí unos textos en el taller de Lamberti. Me los publicó en una editorial que él tenía con dos personas más llamada La Creciente. Si bien tenia una logística, una estructura y un diseño totalmente diferente al nuestro, fue la primera vez que vi una editorial independiente y que me dio la posibilidad de publicar algo que ni me imaginaba. Sí sirvió como una inspiración: no es una utopía publicar gente que te gusta. Crearon un catálogo muy lindo. Muy artesanal, chiquito, de plaquetas, no tenían ISBN.

MM: Conocí a un tipo que era un editor cordobés, el primer hombre que editó a Manuel J. Castilla. Ese tipo en su camioneta iba a buscar los libros a la imprenta, los subía a la caja de la camioneta, lo iba a buscar al autor, lo llevaba a Unquillo, le hacia leer los poemas y después comían sanguches al lado de la ruta. Era muy de poner el cuerpo. En ese sentido es lo que hacemos nosotros, con otra modernidad, pero el espíritu es el mismo.

¿Cuál es la experiencia hasta hoy del modo de venta de la editorial?

MM: La preventa nuestra funciona muy bien, hacemos publicidad, la venta por packs. Eso es gracias a que los lectores se hicieron fieles a la editorial y están esperando cuál es la próxima actividad, cuál es la próxima novedad.

JCSD:  En vez de librerías preferimos vender nosotros los libros, en ferias, en la página web, se los llevamos nosotros a su casa si es posible. Después nos los cruzamos en la calle y les preguntamos qué les pareció. Hay gente que lee un libro o dos y ya no buscan al autor sino al sello. Por ahí no saben ni quién es pero saben que editamos poco y confían en el catálogo. No publicamos como imprenta lo que venga sino que apostamos a la obra y al criterio de selección subjetivo, quizás caprichoso.

¿Cómo definirían ese criterio?

JCSD: Nos gusta que no se nos pueda etiquetar. No somos regionalistas y somos conscientes de eso, no queremos ser generacionales y no lo somos, no queremos ser de género y no lo somos; estamos airosos de todo eso. Empezamos a publicar a nuestro círculo por proximidad y redes pero se ha abierto hasta llegar a otra gente de otras provincias que ni conocíamos personalmente. Nos importa que la obra tenga peso y madurez. Nos invitan de la biblioteca de Río Tercero, nos comemos un asado, vamos todos en mi auto, después leemos, nos pagan una habitación de hotel y entre todos pagamos el resto. Somos amigos de nuestros escritores; incluso aunque sean gente de otra generación, como Osvaldo Bossi e Irene Gruss. Nos comemos un asado y teorizamos acerca de esa relación.

MM: Uno ve el catalogo y ve una constelación. Siempre digo que la editorial no tiene colecciones. Nosotros pensamos en el catálogo de Nudista como una única colección, abarcativa y expansiva. Hay un cruce generacional, hay un cruce estético, un cruce de geografías. Lo que priorizamos es la literatura; el afecto por el autor es paralelo y simultáneo. Como dice el slogan, la literatura es el punto de partida. Por eso no publicamos todo el tiempo autores consagrados, ni todo nuevo porque nos parezca viejo todo lo que ya se editó. Los libros se cruzan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s