¿Qué pasa, llegó el viejo?

Por Florencia Blanca // florencia.blanca@yahoo.com

Los secretos de los últimos días de Perón

 

 

 

 

 

 

 

 

Editorial Vergara, 2013. $165. 528 páginas.

“No: ¡nos están cagando a tiros!” le dijo Miguel Bonasso a su mujer mientras intentaba arrastrarla fuera del tumulto durante la masacre de Ezeiza. Su voz, la del periodista Miguel Barrau o la de los médicos Jorge Taiana y Pedro Cossio son relatos de los que el narrador se alimenta mientras parece limitarse a hacer comentarios sobre el clima y llamar la atención sobre algunas ironías de la historia. Documentos, cables, artículos periodísticos y citas a otros libros se proponen como evidencia de los sucesos políticos que tuvieron lugar entre el Operativo Regreso (1972) y la muerte de Perón (1974). Conocidas frases como “[a Perón] no le da el cuero para venir” son situadas en las condiciones concretas en las que esos discursos fueron producidos, gesto posible a través de la selección nada ingenua de Castro. Los distintos documentos discuten entre sí y evidencian aquellas contradicciones que le son propias al peronismo, pero sin develar ningún secreto en torno a los últimos días de Perón.

Así, el libro podría pensarse en dos partes. La primera llena de expectativas por el retorno del héroe y una próxima apertura democrática. Un Perón acompañado por Cámpora, los caniches y los muchachos. El general afirma que la guerrilla es un escape natural de los pueblos oprimidos, que la humanidad marcha hacia el socialismo y que a los viejos burócratas los va a matar el tiempo. Para hacerse cargo de arreglar el país queda a cargo la juventud maravillosa que afirma que “la policía ya no existe. Este barrio se llama San Perón y aquí mandamos nosotros”.

Cuando se llega al 20 de junio de 1973 tiene lugar, en palabras de Pompeyo Audivert, el gran suceso trágico. Las contradicciones confluyen en Ezeiza. El delicado estado de salud de Perón aparece en la narración como contrapunto de su conducción política. Se pide a los muchachos estúpidos e imberbes que cedan las armas y el infantilismo revolucionario. Cámpora se deja copar por el zurdismo apátrida mientras el presidente Perón saluda a Pinochet. Bolches, mazorca, todos a la horca. Ningún trapo rojo remplazará a la bandera celeste y blanca.

En el prólogo, Joaquín Morales Solá destaca el trabajo de investigación y la posibilidad de leer el libro “como una novela” (¿Qué novela?). Afirma que el presente puede ser explicado a través de las claves que otorga el pasado. Quizás no sea tan unidireccional. “El documento no es inocuo. Es el resultado ante todo de un montaje, consciente o inconsciente, de la historia, de la época, de la sociedad que lo han producido, pero también de las épocas ulteriores durante las cuales ha continuado siendo manipulado.” Las palabras del historiador Jaques LeGoff no solo sirven para pensar el extenso uso que el libro hace de los distintos documentos, sino que también sirven para introducirnos en la imagen que nuestra época construye de sí misma a través de sus intereses y relecturas de otros tiempos.

Anuncios

Categorías:Reseñas

Tagged as: , ,

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s