“La experiencia humana es tan fascinante como prescindible”

Werner-Herzog3

Por Pablo Scoufalos // pscoufalos@hotmail.com

Roger Alan Koza es un reconocido crítico de cine cordobés que actualmente escribe en La Voz del Interior y ojosabiertos.otroscines.com. Este año fue programador del Festival Internacional de Cine de la Universidad Nacional Autónoma de México (FICUNAM) y desde 2006 es el seleccionador de la sección “Vitrina” (que exhibe películas de Iberoamérica, España y Portugal) del Festival de Cine de Hamburgo.

En la Semana Herzog, Koza (se) juega a elegir su película preferida del director alemán, dice que es el que mejor ha sabido utilizar el formato 3D y califica su cine como “darwinista”.

¿Cuál es tu película preferida de Herzog y por qué?

Son muchas mis preferidas: Signos de vida, Fitzcarraldo, Grizzly Man, Un maldito policía en Nueva Orleans, y podría agregar más títulos y sentirme satisfecho con muchos otros. Con Herzog me sucede igual que con Godard: cuando me preguntan cuál es su mejor película tiendo a pensar que todas las películas son en realidad una sola y es entonces la obra completa la que elijo. De todos modos, aceptaré el desafío: elijo The Wild Blue Yonder. Este film ensayo es el que mejor sintetiza la genialidad de Herzog. Con esta película, sus divagues filosóficos y cosmológicos alcanzan aquí su mayor libertad, su humor poshumanista organiza la totalidad de la propuesta que parece el gran chiste de un demiurgo juguetón, y la presunta pureza del concepto de ficción y de documental queda suspendida debido a un trabajo formidable de apropiación poética y especulativa sobre diversos materiales de archivo conjugados con el relato de un alienígena que oficia como maestro de ceremonia. Es una película tan divertida como exigente en la que sobrevuela un sentido radical de contingencia como eje de la experiencia consciente: la especie humana, a pesar de ser fascinante, es prescindible; el mundo, la evolución, el cosmos son indiferentes frente a nuestra presencia.

2006_the_wild_blue_yonder_008

¿Crees que el cine Herzog produjo cambios en la teoría y la tradición documental?

En principio, no estoy seguro de si Herzog sea un gran inventor de formas. Estoy seguro de que recientemente ha descubierto el alcance estético de las cámaras digitales, en especial en el uso de primerísimos planos y en su primer trabajo en 3D. Lo que sucede en White Diamond y en La cueva de los sueños olvidados posiciona a Herzog como un cineasta que ha concebido una forma novedosa. Hasta ahora es él quien mejor ha podido pensar y utilizar el 3D, a contramano del imperativo anabólico en el que lo real debe saturarse de tal modo que la representación del mundo y sus entes desborde la pantalla. Lo genial del 3D en su película consiste en la reproducción de la experiencia “directa”; su cámara funciona como una mediación insustituible. Así podemos ver las famosas pinturas prehistóricas que nadie podría ver de otro modo por su inaccesibilidad debido a cuestiones de seguridad científica. Aquí sí se podría pensar en un aporte a la teoría. De todos modos, me parece que Herzog tiene un conjunto de obsesiones identificables que lo llevan a tomar prestado cualquier poética disponible que le sirva para sus fines. En ese sentido, películas como Grizzly Man, Into the Abyss, incluso Mi enemigo íntimo, son bastante convencionales en sus estructuras poéticas y formas de registro. La voz en off en los films de Herzog es justamente la prueba de lo convencional que pueden llegar a ser sus películas. Pero sus películas son únicas por la combinación inesperada de ciertos elementos formales más ortodoxos con algunas temáticas que llegan al límite de lo concebible. Lo extremo en su cine es la lógica y la fuerza de sus decisiones poéticas.

¿Podrías explicar tu idea de Herzog como “cineasta darwinista”?

En nuestro sentido común, Darwin está fatalmente asociado a un sentido de lucha aplicado a la supremacía de los más aptos. Es decir, la vida le pertenece a los más fuertes. Esa lectura es, como mínimo, reduccionista. La herencia más extraordinaria y desafiante de Darwin pasa por el descentramiento de nuestra especie en todos sus órdenes. Me parece que en varios films Herzog filma nuestra especie como una especie entre otras. Mi lectura sobre Un maldito policía en Nueva Orleans es que se trata de un ajustado y metafórico retrato del complejo R de nuestro cerebro. ¿No es lo que vemos un retrato de Nicolas Cage en su devenir reptil? Esa película es Mi tío de América por otros medios.

Bad-Lieutenant-Port-of-Call-New-Orleans

Varios críticos han calificado el cine de Herzog como “romántico”. ¿Compartís esta opinión?

¿Herzog romántico? Sí, no lo es directamente, pero él es impensable sin esa tradición de descentramientos imprecisos y en el que la exaltación de la figura del genio individual es central.

¿Cómo crees que se vincula Herzog con el humor?

Creo que se conjugan tres modalidades humorísticas en Herzog: el sarcasmo, la ironía y un tipo de  comicidad amable como respuesta a lo imprevisible.

¿Qué opinás  sobre Herzog como escritor?

Sólo he leído Conquista de lo inútil, libro que me gusta mucho y en el que percibo un orden de continuidad respecto de las obsesiones de Herzog como cineasta. En el fondo Herzog es una especie de viajero filosófico. Eligió la cámara como método de exploración. A veces, escribe.

Anuncios

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s