“Seguís haciéndome”

Por Leticia Martin // @leticiamartin

Editorial El ojo de mármol

50 páginas

$40

Cualquier mujer que atraviese la maternidad o tenga una amiga rodeando la cuestión comienza a relacionarse con términos extraños que revisten de cierto “cientificismo” el lenguaje cotidiano. Nos viene ver a una “puericultora”, entramos en “puerperio”, nos hacen la “episiotomía”, nos sale “calostro” de las tetas, o “el pibe tragó meconio”. La batería de frases infrecuentes a que rápidamente nos acostumbrarnos es bastante extensa. Sin lugar a dudas la maternidad viene con su propio diccionario terminológico. Basta con escuchar a dos madres recientes conversando en el subte para entender que, realmente, hablan otro idioma. Pero en mi larga recorrida por la maternidad, que incluye a seis hermanos menores, cuatro sobrinos, una larga lista de primos, embarazos propios, de amigos, compañeros de trabajo y de colegas, jamás, nunca jamás escuché la palabra “colecho”.

Antes de creer que exista, y como estoy leyendo un poemario, pienso que Noe Vera sufrió un exceso de creatividad a la hora de decidir un título para su libro. No se me ocurre que podría ser yo la que desconoce esa palabra. Una vez más me equivoco. Apenas busco en la web encuentro que “colecho” es un tipo de cama familiar, un lecho compartido entre el bebé y la madre, a veces el padre, o entre los tres. Una práctica nada común en el mundo occidental. La conjunción es bastante clara, sin embargo la opacidad del sentido no le juega favor. Definitivamente el título no es un acierto.

Colecho, el primer libro de poemas de Noe Vera (1980) está dividido en cuatro partes que siguen a un prefacio del poeta Martín Rodríguez. En todo momento, y sin perder delicadeza, Noe ablanda el texto y lo domina, lo pone a sus órdenes y desordena como quiere buscando siempre un lenguaje cotidiano.

Lo grande nunca me atrajo de movida / o más adelante / la leña está en lo que pasa.

Si hay algo por demás atractivo en este libro es que la autora logra desmarcarse de la poesía de género en un osado movimiento en esa misma dirección. Aparece entonces una poesía femenina desde el más neurálgico conflicto de la mujer, quiero decir, proponiendo a la maternidad como tema pero desde un punto de vista positivo.

La tradición de poetas “conflictuadas” nunca dejó de cuestionar ese mandato insoslayable, imposible de sortear. Pienso en Sylvia Plath, en Alfonsina, en Pizarnik, en las de siempre. Pero a la vez, por otro lado, no existe poesía apacible, alejada de lo cursi, que aborde el tema como lo hace este libro. Parece que exagero, pero es así. Noe, no se enreda, no arma madejas opacas de pensamiento, no duda en la dirección del decir y nos mete en su experiencia poderosa desde el lugar más básico y modesto que puede hacerlo: contando lo que ve. Sin vueltas describe el trabajo de la que succiona, la plaza, los talcos, su vacilación, el diálogo entre esas pieles que toman contacto y conversan a su modo, los juegos que se inventan, los caprichos del teléfono celular y también, hacia el final, la angustia infranqueable de la separación para volver a trabajar.

Noe traduce el realismo barato en frases pensadas y medidas con cuidado, a la vez que se aleja de la retórica barroca de la poesía oscura, condensa sentidos, transmite levedad, y transforma su realidad en frases punzantes. Me gusta.

Colecho (piedra a las cinco de la tarde)

Las agujas de mi tiempo interior alcanzan

su línea vertical. Queda el reloj partido

dos mitades: sin vos / con vos

mi día empieza. Llegaste. Bienvenida

a nuestra cama familiar,

te guardé el lugar, te añoro desde antes

quería piedra pero no

podía decirlo porque el susurro

de mi casi voz clamaba un solo oyente,

vos: afuera y ahora lejos,

a nueve horas de mí todos los días.

Recostate, conectame a vos.

Somos el terror de los psicoanalistas,

me voy grande vos quedás chiquita

me alimentás seguís haciéndome.

No está mal que tu cuerpo

sea compartido o sea mío,

él no está, dame piedra, ahora ya

somos la misma.

Anuncios

Categorías:Reseñas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s