Rutina de lectura

twitter-logo-bird-1024x746

Por Juan Terranova 

Si tuviera un registro honesto y objetivo de mis lecturas diarias, los libros aparecerían al final de la lista, en determinados momentos íntimos, como antes de irse a dormir o algunas horas, muy pocas, a la tarde, por motivos profesionales, en algún bar. Después un poco más arriba en la lista ya estaría la pantalla de la computadora, la del Kindle y la del celular. Correos electrónicos, archivos de word o mobi, portales de noticias, artículos de todo tipo. Ya no leo diarios de papel. En un bar vi un Clarín impreso hace unos días y sentí un efecto túnel del tiempo. (Me causó gracia y rechazo esa materia inerte que parecía sucia.) Después, un poco más arriba, estaría Facebook, que casi siempre tengo abierto al lado del gmail. Pero sin duda el acto de leer –que en Facebook se da entre fotos y gráficos de todo tipo y en el gmail se desprende de una situación laboral–, el acto de leer por placer, por curiosidad, por encontrar algo que no se conoce, ese “develamiento radical”, ese acto hoy en mí está de forma permanente en Twitter. Leo Twitter más que cualquier otra cosa, con más atención, con más velocidad y demora. Y lo leo con interés –y aunque también escribo– mi experiencia esencial es de lectura.

La pregunta sobre su calidad literaria, la posibilidad de la comunicación, el sesgo lírico y la represión mundana de los 140 caracteres me parece secundaria cuando se hace presente de forma inapelable la rutina. Folletín, melodrama, literatura de cordel, poesía hecha por todos. Uno puede buscar los géneros, los títulos y las taxonomizaciones que quiera. Un poco de todas las tradiciones se perciben ahí. Pero la cuestión central es que ahí se desarrolla una lectura genuina y, déjenme decirlo de nuevo, sofisticadamente gozosa.

¿Todos perciben esa ética barroca de las máscaras y la ironía? No es gratuito que @Adelfanotdead pueda decir que en Twitter somos las termitas que se comen la madera de los santos. ¿Hay más rasgos diferenciales? Ya hay autores. Sí, autores con estilos y temas definidos, produciendo pequeñas máquinas poético-narrativas para el medio. No se trata del siempre dudoso “futuro de la literatura”, se trata del estado de la lengua en el presente.

Como revista dedicada a la crítica de objetos que no han sido criticados, en Tónica avanzamos hacia Twitter desde Twitter tratando de aportar algo más a ese medio. Qué esperanza.

Mi tuit preferido se lo leí hace años a una chica que perdí de vista. Apareció digamos en mi pantalla y no pude retenerla. Fluyó hacia adelante como todo. Pero la frase me quedó por su música, su precisión y su construcción algo palindrómica: “Yo sabía que había gente como yo”.

Y Twitter morirá, porque la muerte es una garantía de la existencia Twitter morirá como mueren las ciudades, los Estados-naciones, como mueren las estrellas, las pirámides, las especies animales y los arrecifes de coral. Mientras dure, creo, nosotros leeremos.

Anuncios

Categorías:Editorial, Twitter

Tagged as: ,

1 reply »

  1. Ese es el lado “poético” de twitter: la relación uno a uno con los tweets. Pero twitter es, ante todo, un medio diseñado para personas que tengan cierto nivel de reconocimiento colectivo, que gozen de cierta fama (o aspiren a ella), aunque sea a niveles muy moleculares.

    Para quienes preferimos una comunicación en silencio con autores conocidos, desconocidos, muertos, o de famas menguantes, los libros seguirán siendo el mejor medio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s