“Una cosa que sabemos del futuro es que todos vamos a estar muertos”

molina

Por Leticia Martín / @leticiamartin

@rayovirtual es el crítico cultural Daniel Molina. Licenciado en letras y director del área de cultura web del Centro Cultural Ricardo Rojas, se declara en contra de la práctica de enviar mensajes de texto. Después va a Twitter y habla en favor de la cultura digital, la literatura y el entretenimiento. Es verborrágico y compulsivo, lleva twitteados casi 145.000 mensajes y como buen twitstar es seguidor de menos personas que las que lo siguen. El tanteador de su popularidad marca 341 a 22.518. Molina es detallista y revulsivo. Una máquina de twittear. Asegura que la crítica es el pensamiento del arte y que una y otra se necesitan mutuamente. “Ser argentino es estar condenado a no aburrirse jamás”, escribe, y unas 180 personas lo retwittean. La apariencia visual de su timeline nos permiten ingresar a un mundo colorido, floral y esperanzador. De fondo, una gran cantidad de vasijas de pintura hacen de marco a la figura ilustrada de su avatar: un pirata sin parche de finos bigotes sobre los labios y en mangas de camisa. Mientras voy y vengo en el gdoc su foto cambia un par de veces. Así de dúctil es @rayovirutal. Sugiere una personalidad sumamente adaptable, un temperamento positivo, gran capacidad para tomar lo que venga, como de amoldarse a lo que la vida le presente. Enseguida aparece un círculo fotográfico que expone su cara sin anteojos, con la mano sobre la barbilla. Detrás del avatar la gran foto que contiene todo muestra un cielo celeste y algunas varas de flores de cerezo. ¿Qué quieren decir estas imágenes? ¿Por qué las flores? ¿Por qué los polvos de colores? ¿Por qué el pirata infantil, con un aro en una oreja y sin su parche? A la izquierda de su timeline, en las fotos y videos, unos besos apasionados entre varones exponen su inclinación sexual. Más adelante un video nos conduce a youtube, esa cantera inagotable de recursos. Allí, en una charla Ted en la ciudad de Montevideo Molina cuenta parte de su historia por si alguno, a esta altura, todavía no lo conoce. “No existen los hechos, sólo existen las interpretaciones”, insiste en aquella oportunidad.

¿Qué representan entonces esas imágenes, fotos y videos, las frases de Oscar Wilde que a diario twittea, la exhibición de la hora y los minutos en un twitt, la palabra “pedo”, de vez en cuando? ¿Qué interpretación podemos hacer de toda esa información?

El nombre @rayovirtual condensa gran parte del sentido de su timeline. Con cierta referencia a alguna figura del mundo animé, este nuevo “rayo”, que no es Flash, ni es McQueen, intenta aludir a un rayo que excede lo real, lo animado, lo Tres D. Su condición es la fugacidad, la intangibilidad de lo digital, la inestabilidad, la ilusión que aparece y desaparece a la velocidad de la luz. Su capacidad de reacción frente a los hechos y su forma de transformarlos con agilidad en mensajes de 140 caracteres, también juegan en la misma dirección, alimentan y dan sentido a su alocado timeline. La totalidad de su discurso está cifrado en el nombre propio. Su tono infantil y jocoso nos lleva del avatar de Twitter a una foto del niño que fue en su álbum de infancia subido a Facebook. Definitivamente todo puede interpretarse. Alguien redibujó alguna foto suya. Pirata desde niño, nunca en la lista de los buenos, @rayovirtual expone un aguzado ingenio, al mejor estilo de Oscar Wilde. ¿Es acaso el Wilde de nuestra época? ¿De Twitter? ¿De las redes sociales? Su universo es cambiante, retórico, positivo y optimista, pero negativo y oscuro al mismo tiempo. Su twett más conocido es el que dice: “Odio ser bipolar. Es genial”. Para Molina no hay nada en el mundo que sea lo que es. Todo se traduce en la mirada que lo enuncia. Todo son miradas. ¿Será por eso que nos twittea la hora de vez en cuando? Ese afán incomprensible también puede ser interpretado. Pensémoslo de este modo: aquí y ahora, yo, @rayovirtual diciendo algo. 7:56. Y luego, al segundo siguiente, esa hora ya pasó, fue, no más presente, no más que un dato. De algún modo su gesto denuncia la banalidad de twitter como de la vida. “Una cosa que sabemos del futuro es que todos vamos a estar muertos”, escribe Molina.

Librado de su fanatismo católico de infancia, también al estilo de Oscar Wilde, @rayovirtual asegura que Dios le habló para contarle que todo era una gran farsa. A partir de entonces comenzó a sentirse mejor, dio rienda suelta a sus impulsos sexuales y ya nunca dejó de sacar piedras de su mochila. También da detalles de su condena cotidiana, cuenta como un preso los días, los trabajos que tiene que entregar, se propone “no esperar nada” y asevera que “nadie tiene ideas”. Le gusta la denuncia y la definición, que muchas veces resulta acertada y reveladora de gestos cotidianos en los que pocas veces nos detenemos a observar: “casi nunca pensamos”, escribe. “Nadie escuch a a nadie”. “Dudo”. “No sé. Completamente humano, carnal y victoriano, @rayovirtual no teme en la decisión de exponer su fragilidad y sus defectos o cuestiones, eso lo lleva a generar un intertexto sincero y verosímil. “Me equivoco”, dice, y cuenta cada una de sus equivocaciones.

Molina es un hombre jóven, no nos interesa saber su edad, no hace falta un número para corroborar su juventud. Vinculado a lo que vendrá, pensó y conduce un programa televisivo en Ciudad Abierta: Los futuristas. Estuvo preso por una década a partir del 23 de noviembre de 1974 y publicó cientos de artículos en diversos libros, diarios y revistas. Cuando piensa las redes escribe: “Twitter es el espacio en el que una persona sin formación le dice a Einstein que no está de acuerdo con la Teoría de la Relatividad”, o bien, “No somos adictos a internet: es el medio en que se vive hoy. Es como si en el siglo XIX se hubiera hablado de adicción a la ciudad”. Su sagacidad, inteligencia y posición política están ampliamente demostradas: “Nos aprieta Perú. Nada que no pase en la 1-11-14” / “Cristina va a ganar durante décadas mientras las críticas a ellas sean por la Cadena Nacional, la ropa, el luto, los zapatos y esas cosas” / “Defender a Clarín porque odiás a Cristina es como defender al Eje Alemania-Italia-Japón porque odiás a Estados Unidos” / “Si hubiera oposición no habrías Cacerolazo”.

¿Tenés algún propósito cuando abordás Twitter?

No tengo ningún otro propósito más que comunicarme.

¿Cuál es la voz que predomina? ¿Tu propia voz? ¿Tu personaje de Twitter?

Cuando hablo en Twitter predomina la voz de Twitter, que es la mía, pero sabiendo que estoy en ese espacio virtual.

¿Te parece acertado decir que lo que pasa en Twitter tiene que ver con la escritura?

Twitter es escritura. Casi puramente escritura. Esa escritura es una nueva forma de estar en el mundo. Twitter es más complejo de lo que solemos pensarlo.

¿Cuál es tu tuitero favorito y por qué?

No tengo UN tuitero favorito, pero la mayoría de los que sigo me gustan mucho. No sigo porque sí. Decidir a quién seguir es lo más sofisticado que uno hace en Twitter. Por eso la gente que “sigue y deja de seguir” compulsivamente no está en Twitter, merodea, pero no logra entrar.

¿Hay algo que nunca dirías en Twitter?

No sé si hay algo que jamás diría en Twitter. He pasado por diferentes períodos en esta red. Ahora trato de hablar menos de política porque me agotó la estupidez de los fanáticos que no comprenden la complejidad del mundo y de las ideas. Pero no me prohibo hacerlo, solo lo dosifico. Nada más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s