¿Cuál es tu serie favorita? Parte V

En esta quinta entrega opinan sobre series: Maxi Crespi, Alejandro Tantanian, Miguel Dalmaroni, Mariano Quirós y Diego Grillo Trubba (vale aclarar que el decálogo de Grillo Trubba sobre Breaking Bad quedó desactualizado pero  no perdió su valor).

Maxi Crespi

maxi crespi

Recomiendo Black Mirror, Game of Thrones, Utopía, de las que están activas. De las clásicas, bueno, no voy a ser muy original: Twin Peaks, sin duda y, más acá, Lost marca -a mi modesto entender- un antes y un después en la concepción narrativa. Imagino que hay un público para todo. Por eso no voy a decir qué no hay que ver, sino qué no vería yo: 1) policiales, 2) reality shows, 3) series costumbristas (menos tolerables aun si afectan a nuestro deprimente color local de subdesarrollo), 4) comedias etnográficas y 5) musicales.

Alejandro Tantanian

tantanian (1)

No soy un alto consumidor de series. Me falta la enorme voluntad de poder seguir esas novelas así como me cuesta enfrentarme hoy a una larga novela del siglo XIX. Pero también podría decir que Six Feet Under consiguió que dejara de lado todas y cada una de las cosas cotidianas para avanzar desenfrenadamente sobre los capítulos hasta devorar las seis temporadas. Y llorar a moco tendido por las dolorosas pérdidas de esa, mi familia. Solía hacer una broma que, creo, puede ser el nudo del fanatismo que esa serie supo despertar en muchos. Decía: “Sé más de los Fisher que de mi propia familia”. Y es la más dolorosa y pura verdad. Si a eso le agregamos su extraordinario trato con la muerte, tenemos, sí, mi serie favorita.

Yo nací en 1966, así que atesoro algunas series de infancia: Los Tres Chiflados (que veía con mi  abuelo todos los exactos mediodías), Batman (con el enorme Adam West), El Agente de Cipol, Los Vengadores (¡Sí, la inglesa!), El Santo, Dos Tipos Audaces y – por encima de todo y sobre todo- El Increíble Hulk (con Bill Bixby y el verde Lou Ferrigno). Inolvidables, todas.

No recomiendo Bates Motel. Vi el primer capítulo y creo que el pastiche es tal que no se sabe si uno está viendo 1) una remake de Hitchcock 2) una suerte de “Recuerdos del Futuro” donde Norman Bates es el pequeño Norman que luego será Anthony Perkins 3) una serie donde el fantasma de Norman Bates asola la casona.

Las decisiones de arte que mezclan el presente con los 60 dan arcadas de lo obvio. Y que la madre de Norman se llame Norma es el colmo del mal gusto. ¡Zapping ya!

Miguel Dalmaroni

Foto MAD 2013

De las de antes, mi favorita es el El túnel del tiempo. De las recientes, Six feet under, lejos; si no existiese esa, In treatment (la versión de Rodrigo García, claro) y Downton Abbey están muy bien (pero existe Six feet under)

No recomendaría ni el primer capítulo de En terapia, la versión argentina: Diego Peretti es en general, y ahí pasmosamente, un pésimo actor; Norma Aleandro (que supo ser buena en muchos roles) ahí da vergüenza ajena. La serie no merece las extraordinarias actuaciones de Lopilatto y Sbaraglia, que -cuán mala será- no la redimen ni apenas. Pero sobre todo, ambientar un tipo de sesión analítica como la de In treatment en una ciudad copiosamente freudo-lacaniana como Buenos Aires es de una inverosimilitud casi imposible de empardar.

Mariano Quirós

mariano quirós

Hace mucho que no tengo televisor. Pero antes me pasaba horas mirando Friends, Seinfeld y alguna otra que no recuerdo. De niño fui muy fanático del Gran Héroe Americano, aquella serie de principios de los 80 cuyo protagonista era un perfecto antihéroe. Yo quería ser él. De grande, y gracias a Internet, vi Lost, que a veces estaba buena, otras más o menos y alguna vez incluso muy buena. Salvo El Gran Héroe —al que seguía como por mandato— al resto de las series las miraba para pasar el rato.

Diego Grillo Trubba

diegogrillotrubba03

De todas las series que vi en mi vida, mi preferida es The Wire. Hegel decía que el objetivo de la filosofía es aprehender la totalidad. Yo creo que el objetivo de cualquier disciplina artística es ése. Bueno, The Wire consigue aprehender la totalidad.

Y mi serie favorita de la actualidad es Breaking Bad. Por diez razones: 1) No hay amagues. Cuando surge un peligro para el protagonista, estalla. No hay falsas alarmas. La trama suma siempre.  2) Puede haber, dentro de un capítulo de 51 minutos, una primera escena de 15 minutos (sí, 15 minutos) y no resta, suma. 3) La totalidad de los personajes posee un código ético-estético único y diferenciable. No hay superposiciones. 4) Los personajes y sus personalidades mutan con los hechos que ocurren, no se mantienen inalterables. 5) Es un retrato de los tiempos que vivimos y del hombre posmoderno, siempre a un paso de tirar todo a la mierda. 6) Tiene un elenco colectivo perfecto. No desentona nadie. Y ninguno, antes de Breaking Bad, era grosso en convocatoria. 7) Va camino a ser la primera serie que recuerde que no termina por desgaste, sino porque saben que la historia termina. 8) Es densa, oscura, terrible. Demuestra que el público no es imbécil. 9)  Carece de elementos gratuitos. Todo ocurre por algo, se relaciona con algo pasado o futuro. No es efectista, es efectiva. 10) Carece de historia de amor. No apela a empatías ordinarias, sino a las más oscuras del espectador.

No recomiendo Under the Dome. Me resultó un bodrio espantoso. Inverosímil, mal actuada, mal escrita. No pasé del capítulo 1.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s