“Una crítica puede vencer la inercia de mis prejuicios, pasa muy seguido”

Flavio Lo Presti nació en Córdoba en 1977, es profesor de Letras, crítico literario y autor de Recuerdos de Córdoba (China Editora)

Por Virginia Ruano

Flavio

Así como se construyen conceptos como la NNA y la nueva NNA para clasificar a jóvenes escritores (o en verdad, diez años después no ya tan jóvenes), ¿pensás que tienen un correlato en una nueva crítica argentina? ¿Acaso existe algo así como una NCA? Si fuera así, ¿quiénes la conformarían?; ¿qué críticos te gustan?; ¿por qué?

Por un lado, es difícil leer la crítica académica, porque se vuelve aburrido cuando no estás en esa trama, viviendo de eso. Las reglas de producción del conocimiento académico te van dejando afuera de las jergas y los debates. Si no es para sobrevivir, ¿quién leería eso? Son palabras que en relación con la verdad no están en un estatus diferente a otros discursos, lo cual vuelve todo doblemente poco atractivo: no es la verdad y es aburridísimo (lo cual puede ser leído así: romanticismo infantil + resentimiento). Entonces me queda la crítica periodística, pero ahí es muy difícil que se construya una firma, y menos un frente que merezca el rótulo de Nueva Crítica Argentina. Leo los suplementos, pero lo que noto ahí son dos cosas: una pelea cuerpo a cuerpo del reseñista con cada libro (es decir, la imposibilidad de inferir un pensamiento sobre la literatura detrás del articulista, y acá entro en las generales de la ley); una tendencia a ir con la corriente. Si el libro de Selva Almada es lo más grande que hay (dicho por Beatriz Sarlo) el libro de Selva Almada es lo más grande que hay. De hecho, cuando hay alguien que toca una nota discordante lo hace con unos aspavientos tribuneros un poco ridículos, como si hubiera cometido un acto de transgresión a un pacto de no agresión trasgredido todo el tiempo por fakes y anónimos cancheros que se las saben todas y dan lecciones violentas a todo el mundo. Después, hay mucho (y bien escrito) periodismo cultural, pero no sé si podemos hablar de crítica. Leí con atención las columnas de Terranova en Hipercrítico, porque eran lecturas con mucho detalle y tomaban partido (en particular el maratónico post Aira/Piglia). Me interesa leer la columna de Gonzalo Garcés en Ñ porque a pesar de que no comparta el tono ni su posición para hablar, le interesan temas que me interesan a mí (temas ñoños: los personajes, su destino, la relación entre esos conceptos y la forma) y que la crítica académica fue sacando de la discusión. Me interesa mucho la forma en la que lee Nicolás Mavrakis, porque hace un esfuerzo ensayístico: leer, por ej., la aparición disfórica de la tecnología en una novela como síntoma de un estado de cosas, y de los problemas de una poética en particular (estoy hablando de una larga reseña sobre una novela de Ignacio Molina). He leído con atención lo que escribía Damián Selci en Planta, siempre sintiéndome como si un comando de inconformistas estuviera por asaltar mi casa y hacerme algo malo. Me gusta leer los artículos de Mariana Enríquez en Radar porque es una mujer muy curiosa con respecto a zonas tabú de la cultura popular y es capaz de hacerme despertar interés por sagas juveniles de vampiros y cosas así, siempre con mucho criterio. Me interesa lo que escribe Maximiliano Crespi porque tiene una vocación de agresividad justiciera fertilizada por la inteligencia y no entorpecida (al menos en lo que escribe en los diarios) por el registro casi siempre feo de la escritura universitaria. Me gustó mucho un artículo de Hernán Vanoli en Crisis sobre Beatriz Sarlo.

Si pensamos en una diferenciación clara entre una mera reseña descriptiva y una crítica argumentada, ¿en qué medios, masivos y alternativos, creés que hay espacio para una crítica argumentada; para un debate necesario que supere el simple comentario friendly? 

En la WEB. En lugares como Paco, o Tónica, u otras,  o quizás en sitios que no leo porque están cerca de lo que me aburre (a mí), como Otra parte o Bazar Americano. En la revista Planta. Qué se yo.

¿Hay lugar para nuevos críticos en la academia? ¿En el mercado editorial se publica nueva crítica?

Hace poco fui a la escuela de Letras y los profesores de Teoría Literaria no sabían que Saer no era la última novedad en la literatura argentina. Esa gente forma becarios de Conicet. Pero además, el entramado burocrático ejerce una tremenda presión sobre lo que producís ahí, según recuerdo (o por lo menos yo lo recuerdo como una presión terrible sobre los estilos de pensar y escribir).  Y con respecto al mercado editorial, no manejo datos, la impresión que tengo es que los periodistas y críticos que me interesan no tienen un volumen de producción que justifique la apuesta de una editorial. Por otra parte, el mercado es una palabra. Sigue habiendo en esa pregunta una ilusión insostenible  en relación con el dinero (como si en algún momento la compra de un libro -especialmente de crítica- se pudiera transformar en derechos decentes para su autor y en ingresos millonarios para su editor). Nicolás Mavrakis publicó sus reseñas como libro electrónico y toda la lectura que puede tener ese libro la tendrá de manera gratuita y más fácil (y de manera más realista) que si se tuviera que montar un negocio para venderlo. Todos sabemos editar, es relativamente fácil. Que vuelen los PDF. El mercado no parece una cuestión atinente.

¿Te parece necesario que el crítico literario dedique parte de su tiempo al análisis de primeras obras? ¿Puede una buena crítica/reseña, ya sea positiva o negativa, despertar tu interés por un libro que habías decidido no leer?

La pregunta sugiere que siempre hay una consideración de la trayectoria de un autor que ha  publicado más de un libro. En realidad está el libro, y la voluntad de leerlo (y la necesidad de cobrar) y ahí uno hace jugar o no la historia del autor, su trayectoria, y el hecho de que sea el punto inicial de esa trayectoria no lo hace menos digno de lectura (La traición de Rita Hayworth, por dar un ejemplo). Además: sí, una crítica puede vencer la inercia de mis prejuicios, pasa muy seguido. De hecho, me suelo entusiasmar fácil y desencantar de inmediato.

¿Podés armar una lista de nuevos escritores a los que recomendás leer? ¿Qué valorás en estos libros?

Nos salteamos a la Joven Guardia (han sido suficientemente comentados) y vamos a un par de novísimos. Me gustó el libro de Nicolás Valdés Mavrakis, No alimenten al Troll, y pienso que en otro mercado literario le hubiera dado al autor una pequeña celebridad del estilo: “Niño terrible de la literatura mata a Tinelli”, a lo Forster Wallace. Me parece un libro inteligente, lleno de humor (aunque excesivamente agresivo: los porteños no se ríen de sí mismos, se ríen solamente de otros), un libro que imagina un presente siempre al borde de que lo empujen al futuro, como el que vivimos nosotros. Me gustó su intento de imaginar mundos sorteando el contrapeso autodestructivo de la ironía.

Me gustó un libro de un escritor salteño que vive en Córdoba: Despiértenme cuando sea de noche, de Fabio Martínez. Es un libro muy valiente, porque es un libro sobre el descontrol juvenil y la fuga del tedio por la vía del mal, escrito con mucha fuerza por un tipo joven que es profesor de secundario (con el mismo trabajo, yo pensaría dos veces antes de publicar un libro así). Sexo, drogas y rock and roll como respuesta sensual y vital (y peligrosa) al aburrimiento y la anomia, todo bastante bien escrito.

El libro de Cuqui editado por Nudista, Kiki 2, es de una crudeza autobiográfica muy interesante, a pesar de su por momentos expulsiva desprolijidad.

Además: yo lo reseñé negativamente, pero es probable que si Selci se baja de su inteligencia y se acerca a las criaturas inferiores que vivimos en la Tierra pueda escribir algo interesante.

Medianera, de Leandro Ávalos Blacha, me pareció perfecto de una manera un poco fría (es decir, no terminó de producirme gran cosa) pero me pareció perfecto al fin, y de entre las narrativas que toman elementos de la cultura popular me pareció de lo más interesante.

En realidad también hay que decir que soy un lector viejo, con malos hábitos, y me gustan los genios, y estoy esperando que salga uno de entre nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s