“Creo que el ámbito ideal para la crítica es Internet”

Ignacio Irulegui (Pehuajó, 1986) es profesor de Literatura y Licenciado en Enseñanza de la Lengua y la Comunicación. Escritor, crítico y ensayista. Sus relatos han sido reconocidos en diversos certámenes, publicándose además en varias antologías. Integra la Antología del Ensayo Filosófico Joven en Argentina, editada por el FCE. Colabora también con algunas publicaciones digitales.

Por Virginia Ruano

irulegui

Así como se construyen conceptos como la NNA y la nueva NNA para clasificar a jóvenes escritores (o en verdad, diez años después no ya tan jóvenes), ¿pensás que tienen un correlato en una nueva crítica argentina? ¿Acaso existe algo así como una NCA? Si fuera así, ¿quiénes la conformarían?; ¿qué críticos te gustan?; ¿por qué?
De existir algo como una «nueva narrativa argentina» (y si su nombre no es un mero intento de afán de singularización ilusorio) que funda su novedad en cierta inquietud estética -estuve a punto de escribir ruptura, pero lamentablemente el espíritu modernista parece haber sido olvidado- que la distancia de los modelos que la preceden, entonces quizás sea posible la existencia de una crítica que pretenda dilucidar los caminos que transita la literatura actual. Claro que, como trabaja sobre un terreno incómodo, emergente, la crítica operaría igualmente con la inestabilidad propia de aquello que no es fijado por el tiempo. Eso le provee un riesgo y una ventaja: el riesgo es cómo encarar la lectura; la ventaja, la oportunidad de establecer o tantear marcos críticos diferentes. Esa crítica estaría integrada por quienes quieran leer los mapas secretos que constituyen la literatura reciente, la tónica de su novedad, a través de métodos distintivos.
Ahora me doy cuenta de que en mi respuesta una supuesta «nueva crítica» parecería supeditarse al fenómeno literario contemporáneo, una ecuación mezquina que no necesariamente funcione así: si hay nueva crítica es porque hay nuevas maneras de aproximarse a las obras; formas de lectura disidentes que, sin renunciar al conocimiento pasado, lo resignifican a través de procedimientos diversos y apuntan a la generación de criterios innovadores.
Entre los críticos que me interesan podría mencionar (sin por ello suponer o creer que formen parte de alguna cofradía) a Maximiliano Crespi, quien nunca sacrifica el rigor crítico a la simpatía del lector; Juan Terranova tuvo el tesón de leer, si no toda, gran parte de la NNA y eso lo hace un crítico de época; Juan José Mendoza se introdujo en la confluencia entre tecnología y literatura.
Lo que me gusta de un crítico es su capacidad para inventar un lenguaje, una poética crítica, si le podemos llamar así: la potencia del estilo que a fuerza de sintaxis abre brechas de significado (en este punto que hay revalorizar la escritura, no otro es el material de la crítica) y también su imaginación lectora, su capacidad para leer creativamente.

Si pensamos en una diferenciación clara entre una mera reseña descriptiva y una crítica argumentada, ¿en qué medios, masivos y alternativos, creés que hay espacio para una crítica argumentada; para un debate necesario que supere el simple comentario friendly?
No me parece que el medio riña con la naturaleza de la crítica, si bien es cierto que los canales tradicionales suelen favorecer el reseñismo liviano, dedicado mayormente a decir de qué trata el libro, más alguna apreciación personal proyectada como verdad objetiva. Algunos ejemplos (escasos, es cierto) bastarían para refutar ese preconcepto, que también funciona a la inversa: aunque creo que el ámbito ideal para la crítica es Internet, ya que ofrece opciones irrestrictas a la escritura, no es nada difícil encontrar en la red comentarios amiguistas, ensalzamientos mutuos, danzas de cortejo fraternal.
Pero sí: Internet es el teatro predilecto en el que actuamos todos; amplió el campo de juego para que cada uno pueda decir lo que quiera, cuando quiera. Una libertad salvaje que resquebrajó el concepto de autoridad y convirtió en banal la reseña literaria, obligando a buscar lecturas, es decir, producciones de sentido. Por eso me gusta especialmente la crítica norteamericana (en sitios online como el NY Times, The Millions, New York Review of Books, etc.) donde se le consagra el espacio que merece. Basta poner algunas palabras en Google para que la cornucopia digital nos facilite muchas reviews sensatas e inteligentes para cotejar, contrastar y evaluar.

¿Hay lugar para nuevos críticos en la academia? ¿En el mercado editorial se publica nueva crítica?
Carezco del conocimiento intra-académico suficiente como para poder responder esa cuestión. La academia, como entidad generadora de lectores especializados, crea sus propios circuitos de circulación textual: acaso ahí haya espacio para nuevos críticos. Lo mismo para el mercado editorial, donde ya la pregunta no sería si se publica “nueva crítica” sino, directamente, si se publica crítica a secas, que no esté destinada a ser leída por un reducido número de pares. Claro que el panorama no es cerrado: algunas editoriales se animan a editar esa clase de libros. Sin ir más lejos, los tres críticos que mencioné en la primera pregunta han sido publicados.

¿Te parece necesario que el crítico literario dedique parte de su tiempo al análisis de primeras obras? ¿Puede una buena crítica/reseña, ya sea positiva o negativa, despertar tu interés por un libro que habías decidido no leer?
Las primeras obras son la carta de presentación del escritor en la escena literaria; hay en ellas un gesto que lo posiciona, lo ubica dentro del espectro de actitudes posibles. Por eso podría apreciárselas como manifiestos, aunque a menudo se las considere insuficientes, dada la escasez de la muestra (el famoso “habrá que esperar a ver qué puede hacer este escritor en sus obras subsiguientes, luego de este inicio”). Está en la decisión del crítico si quiere dedicarse a leerlas o no, ofrecerles un lugar desde el cual (re)conocerlas. La palabra necesidad me remite a lo ineludible, a aquello que no puede evitarse; esa tiránica inevitabilidad no sé si sea compatible con la elección del crítico, su voluntad. Creo que las primeras obras merecen tanta atención como cualquier otra.
Una buena crítica despierta mi interés en la crítica misma, yo disfruto leerlas sin ningún plan posterior, por puro placer estético e intelectual. Después se puede añadir el carácter funcional, que me ayuda a decidir si quiero leer determinado libro o no, y ello no depende tanto de la reseña en sí en su afán juzgador como de su carácter informativo (la reseña como medio entre el libro y el lector). Frecuentemente leo críticas después de haber leído el libro en cuestión, para ampliar el horizonte de significado del mismo.
Por lo demás, hay determinaciones del gusto que están más allá de la crítica. Una crítica excelente -es decir, bien escrita y pensada- me va a llamar la atención, pero quizás no despierte mi apetencia lectora. Una reseña mediocre, al contrario, puede incitarme. Recuerdo que me sucedió con Las teorías salvajes, de Pola Oloixarac. Me es vívida la impresión ponzoñosa que la crítica quería transmitir: todo el texto estaba destinado a impugnar la novela con un tesón contraproducente. Resultado: el libro terminó interesándome, y ese interés no se vio decepcionado al leerlo.

¿Podés armar una lista de nuevos escritores a los que recomendás leer? ¿Qué valorás en estos libros?
Podría mencionar algunos nombres, ninguno que no se conozca ya. En vez de eso, prefiero invocar a un total desconocido que escribió, hasta donde mi conocimiento alcanza, la novela más ambiciosa de los últimos tiempos: Marcos Funes Peralta. Su obra, Bronca, es un libro monstruoso: casi mil páginas de infrecuente hallazgo, prácticamente ilegible, que construye en solitario su propia tradición. Esa ética de la estética es el más alto valor que puedo considerar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s