“Los temas son cada vez menos universales”

STAFFOLANI

Alfredo Staffolani

Nació en 1982. Es actor, autor y director de teatro

¿Existe una estética común a los autores jóvenes?

En el caso de los autores de mi generación creo que los temas son cada vez menos universales y responden a lenguajes muy específicos, creaciones colectivas donde el autor está adentro del proceso y los temas, son bastante reconocibles. Esto se fue transformando en una nueva estética. Obras para ser leídas o escuchadas. En las puestas no hay ningún distanciamiento de nosotros como autores hacia nosotros como directores. Este desdoblamiento y este deseo de hacer todo en simultáneo, es una gran posibilidad de descubrir un universo muy particular, pero al mismo tiempo, es un riesgo de no tener herramientas para leer tu propia obra.

Hay universos muy desarrollados pero no hay narración. La acción ocupa un lugar muy secundario y uno escucha las obras, los metatextos de los autores pero no pasa nada. Los personajes dicen cosas que los autores escriben muy bien pero no hay nada para actuar.

La poesía en el teatro debería aparecer en el uso de una palabra para producir un caos, un buen procedimiento donde una historia moviera cosas en el espectador, en el actor, y en todo el equipo de trabajo y ésta fuera “la” experiencia.

¿Con qué autores contemporáneos dialogan tus obras?

Me gusta leer narrativa, escuchar música y mirar cine. Y eso es lo que más me entusiasma del trabajo creativo. Los cruces por fuera del teatro, para llegar al teatro.

Sin embargo, creo que es necesario leer autores realistas para poder escribir teatro realista que es el que yo estoy haciendo últimamente. Sobre todo para descubrir cómo una obra necesita escapar al antojo del autor moderno que lee sólo literatura y pasar a la acción. Yo escribo para que los actores actúen y, en ese sentido, leo las versiones de Jean Anouilh de algunas tragedias o teatro de Shakespeare. Incluso a Ibsen y Strindberg. Esa ecuación me parece perfecta.

A mí me gusta el realismo, pero no el costumbrismo, precisamente porque donde opera la costumbre el teatro sólo reproduce sistemas y no hay ninguna fisura, ninguna reflexión sobre esa costumbre ni nada por descubrir. Una obra que me muestra un personaje que veo exactamente igual arriba del tren como si fuera una foto y no tiene ninguna reversibilidad, me aburre.

¿Qué vas a ver al teatro?

Voy a ver todo lo que puedo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s