Código Negro

Carlos Mackevicius// @camackevicius

En abril de este año, la Editorial Punto de Encuentro presentó una nueva colección dedicada al policial negro. Los editores son Rolo Diez -que reside en México- y Roberto Bardini, desde Buenos Aires.

La colección ha publicado hasta el día de hoy siete novelas: la primera es El Gordo, el Francés y el Ratón Pérez, del argentino Raúl Argemí. La segunda novela publicada es Que en vez de infierno encuentres gloria, del cubano Lorenzo Lunar. La número tres Noches sin lunas ni soles, del santafecino Rubén Tizziani. La cuarta es Chau, papá, que ganó el premio Dashiel Hammet de novela negra en el festival de Gijón en 1996, del fallecido Juan Damonte. La quinta se titula Que raro que me llame Guadalupe, de la periodista y guionista argentina Myriam Laurini. La sexta novela publicada es de uno de los editores de la colección, Rolo Diez, y se titula Vladimir Ilich contra los uniformados. Y por último, la novela Invasor, del español Fernando Marías. Le hicimos unas preguntas a Rolo Diez, uno de los editores:

¿Cómo surge la idea de la colección Código Negro?

En agosto de 2013, mi amigo Roberto Bardini vino a México y me contó que con otro escritor argentino habían tratado de publicar una colección de novela negra. Nos pusimos de acuerdo en hacerlo él y yo, empezamos inmediatamente a buscar autores y aquí estamos.

¿Cuál es el criterio de selección de los autores y de las obras?

El criterio es la calidad. Código Negro sólo publica autores y textos de gran calidad.

Hay autores argentinos, mexicanos, cubanos ¿Hay una vocación latinoamericana en la selección?

Hay una vocación principal latinoamericana en la que también se incluye un capítulo importante iberoamericano, como lo demuestra Invasor, la novela que acabamos de publicar que es de un autor español.

¿En que tradición inscriben o piensan a Código Negro?

Si por tradición entendemos el policial clásico, de intriga y misterio, y la novela negra de Hammett, Chandler y etc, es obvio que nuestra tradición es la segunda. Y no pensamos repetirla o copiarla, sino partir de esa raíz y ponerla al día. Hacerla caminar en el mundo de hoy.

Tanto vos como Roberto Bardini, el otro editor, fueron militantes del PRT y luego exiliados: ¿qué visión tienen acerca de la relación literatura y política?

Política es la vida que se vive y literatura es la vida que se narra. Ese es nuestro enfoque. No somos apolíticos, sino gente de izquierda. Difundimos buena literatura que siempre informa sobre el tiempo de hoy en las sociedades en las que vivimos.

¿Qué personajes o tramas debería incluir “la novela negra del kirchnerismo”?
Las novelas negras en tiempos del kirchnerismo podrían ser varias. Una podría escribirla un facho y sería la novela del avasallamiento de la gente “decente y patriota” por esos “vengativos” sujetos que se empeñan en hablar de derechos humanos. Otras, de signo contrario, podrían hablar del envenenamiento de personas por el uso de agrotóxicos en el campo o por la minería a cielo abierto. Hay muchos temas y bastaría contarlos en clave de policíaco negro.

¿Existe la posibilidad de literatura de género sin colecciones que la sustenten?
Sí, claro que puede haber novela negra que no esté incluida en una colección, y que pelee en el mercado por su cuenta, pero pensamos que la colección es un mejor vehículo y que en ella cada texto recibe el apoyo de sus hermanos.

¿Qué expectativas comerciales tienen?
Las expectativas comerciales son todas las que se puedan, que soñar no cuesta nada. Para la gente que conoce este tipo de literatura, Código Negro ha irrumpido como un fenómeno distinto en el mercado, fresco, interesante, atractivo. Esa es nuestra fuerza y en ella seguiremos
apoyándonos.

¿A qué tipo de lector está dirigida la colección?
Ante todo Código Negro se dirige a los lectores que frecuentan el género y les ofrece lo mejor del mismo. También se dirige a los que no lo frecuentan pero están interesados en una literatura que les hable de la vida en serio. Finalmente, se dirige a todos y todas los que aprecien la buena literatura.

Las ediciones son agradables, tienen un buen diseño y destacan las ilustraciones de tapa en blanco y negro con una estética definida y reconocible: ¿cómo las eligieron y de quién son?

El diseño de la portada -propuesta va, propuesta viene- lo fuimos armando entre Bardini y yo, e invitamos al dibujante mexicano Antonio Ledesma (Nostragamus) a ilustrar las portadas.

Por ahora sólo publicaron novelas ¿Tienen pensado publicar otros géneros como cuento o ensayo? 
Además de novelas publicaremos otras formas literarias. Tenemos ya armados dos libros de cuentos de excelentes autores latinoamericanos y españoles y pronto publicaremos un ensayo sobre el género negro de Vicente Battista.

¿Cómo lograron publicar Chau, papá de Juan Damonte?
Cuando Juan Damonte vivía en México era amigo nuestro. Bardini y yo participamos para que Chau, papá llegara a Planeta y fuera publicado. Somos fans de esa novela y nos alegra tenerla en nuestra colección.

Anuncios

Categorías:Entrevistas, General

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s