Un sólido inestable

Por Sebastián Leonangeli // sleonangeli@gmail.com

Goebbels Blues – Petula

Erizo editora (2013) 108 páginas/ 50$

 

En un capítulo vemos al personaje evaluar junto a dos pop stars japonesas qué es una “belleza venerada” y por qué en Argentina sería Moria Casán el ejemplo más adecuado. Páginas adelante, el mismo personaje discute con un panda drogón y borracho las vicisitudes de llevar a la práctica las teorías estalinistas en territorio nacional.

Podría ser el argumento de una película de David Lynch, pero no lo es. Es Goebbels Blues, el nuevo libro de Petula (autor y personaje a la vez), quien ya nos había dado una primera novela (Darwin, Editorial Tropofonía, 2011). Con aquel libro debut, Petula se reveló como unas de las voces más interesantes de la actualidad rosarina. Darwin era una forma en sí misma, mezcla de ucronía (la historia supone un paso de Darwin por Rosario), metaficción, con constantes notas al pie (de dudosa procedencia), citas de Wikipedia, y autoreferencias al mismo proceso de creación de la obra.

Algo de eso es retomado en este nuevo libro de prosa suelta y cercana. En él, se nos narra el viaje físico y espiritual de Petula por distintas ciudades (Pico Truncado, Tokyo, Rosario) en una trayectoria inexplicable pero perfectamente racional. “El cómo los perros, Schopenhauer, la escritura semiautomática y las cada vez más masivas protestas contra el cada vez más decadente Sistema Capitalista alrededor del mundo me habían llevado a Japón, eso amigos, era algo que no podía relatarle a nadie.” Pero vaya que sí se intenta a lo largo de la novela y se logra de una manera contundente.

Si tomamos las enseñanzas de Cortázar que dicen que todo debe tender a un mismo centro, aquí vemos cómo el centro se desplaza, deja de ser absoluto y se relativiza haciéndose nómade, vagabundo, pero con una fuerza gravitatoria que atrae a la lectura y mantiene al libro como un corpus preciso y sólido.

A pesar del impulso del relato y la fuerza de las acciones, queda lugar para reflexiones existencialistas 2.0, que hacen que por momentos la novela tome un carácter ensayístico pero claro, desde los cánones del paradigma de Petula, donde los policías dibujan comics y los osos pandas manejan jeeps.

Goebbels Blues es un mix de lenguajes y estéticas pero no se revela como un simple juego ingenioso o un pretexto para mostrarse moderno, sino que todo es funcional a una historia entretenida y bien contada, sólida pero con la impresión de que está a punto de desvanecerse en cualquier momento, y es esa tensión lo que atrapa y sostiene hasta la última palabra.

Anuncios

Categorías:Reseñas

Tagged as: , ,

2 replies »

  1. I am now not certain the place you’re getting your info, however good topic. I needs to spend some time learning more or figuring out more. Thank you for magnificent info I was on the lookout for this information for my mission. ddffkagabeak

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s