“Cosas que todos conocen, pero que naides twitteó”

pablo suarez

Por Ana Vicini

Pablo Suárez tiene 46 años, es rosarino, Licenciado en Historia, y trabaja hace cuatro años en una agencia de publicidad. Tres años atrás, creó una cuenta en twitter, @martinfierrotw, desde la que se propuso twittear completo el libro de José Hernández. Cumplir con este desafío fue posible en 2284 twits.

¿Qué te motivó a llevar adelante el proyecto?

Lo tomé más que nada como un divertimento. Para generar un chiste, una anomalía (una animalía, también). No era, ni soy, usuario de twitter en forma personal; no me interesa ni me parece muy copado. Pero como había mucha gente que tenía twitter – de hecho, yo participo en un foro de fútbol que ha decaído, en parte, porque muchos de los muchachos se pasaron al twitter- dije: vamos a reírnos de esta cosa “moderna” del twitter metiéndole caballos, indiada y fortines. Me puse sí, una condición: no participar de debates ni charlas. Que lo único que se leyera fuera el texto del libro. Si alguno me hablaba por ahí, le contestaba por DM para no “mancharlo” (?). Sólo puse una imagen de Alfredo Alcón, caracterizado como Martin Fierro en la película de Torre Nilsson, el día en que murió y una salutación al final, cuando completé la labor.

¿Por qué elegiste el Martin Fierro? ¿Lo habías leído completo antes de encarar el trabajo?

Sí, pero no soy un especialista en el tema. Ni en la vida de Hernández, ni en la gauchesca. Me gusta el género, pero no soy militante del gauchismo, para nada.
Me gusta mucho el libro. Soy docente en una escuela nocturna en la periferia de Rosario y durante varios años lo propuse como lectura. Lo leímos completo, aunque no está en el programa. Era una forma de que los alumnos se familiarizan con un texto que es referencia de la cultura “argentina” y descubrí que a partir de una historia de vida, hay procesos históricos que se comprenden mejor. Eso me ayudó a valorizarlo como texto. Luego me fijé en Twitter si había alguna versión completa del libro y si bien había algunas cuentas con fragmentos, no estaba completo.
Y también por lo dicho antes, entre tanta tontera que uno lee en Twitter: “en el Starbucks, esperando que me sirvan”, “me crucé con el Chavo Alustiza en el Rapipago”. La onda era jugar un poco con que se pueden colgar cosas densas y largas, aunque sé que no fue pensado para eso, desde ya.

¿Cuánto tiempo te llevó concretarlo?

Lo empecé en noviembre de 2011 y lo terminé el 12 de septiembre de este año. Casi tres años. Lamentablemente hay pocas estrofas con 140 caracteres, la mayoría tienen un poquito más, entonces, para no destrozarlo, pegaba de a media estrofa por twit. Las cuartetas entraban bien. Una por twit.

capturada

En el proceso ¿no te aburrias?

No. De paso lo iba releyendo y donde encontraba una parte que me parecía especialmente buena – la payada con el Moreno es un texto que no me canso de leer, por ejemplo- la pegaba en el blog de futbol (laredo.net) o en mi facebook, para darle un poco más de difusión a cosas que me gustaban especialmente. Hubo alguna ocasión en que justo la estrofa que tocaba ese día coincidía con algún suceso cercano, entonces, también se posteaba. Una vez que en el laburo estábamos cobrando atrasados, justo tocó una parte que hablaba de eso y fue una triste y entretenida coincidencia.
Era como un desafío -sencillo, por cierto- de decirme: voy a invertir un montón de minutos en que esté el libro en twitter, de estar por estar nomás.

¿Encontraste alguna parte que luciera mejor en Twitter que en papel?

No conozco mucho ese ecosistema. Sí vi algunas que eran más retwitteadas que otras, por alguna gente que se fue interesando y se ve que leían los twits Mucho de lo que se twittea depende del timeline, de lo que tenga antes o después… capaz que metiste una idea buena pero arriba salió una noticia estúpida, pero llamativa y tu buena idea se perdió. Pero creo -no lo hablé con nadie- que algunas personas lo releyeron con cierto gusto. Se acostumbraron mucho al formato TW y están permeables a leer cualquier cosa que les venga por ahí. Boludeces sí, pero quizás también esas otras cosas.

¿Cortabas y pegabas o lo copiabas a mano?

Copiaba y pegaba de un pdf. En mi horario de laburo, total no es tanto tiempo el que se pierde.
¿Pensás repetir la experiencia con algún otro libro?

Los muchachos me gastaban un poco al respecto: “¡Dale, enfermo, ahora twitteá el Ulises, La divina comedia o El Quijote!” De alguna manera, metiendo al Martin Fierro en una legión de grandes obras. Y en otro linaje me decían que meta la versión de Pablo Katchadjian o El guacho Martín Fierro de Oscar Fariña.
Pero la cosa pasaría por hacer algo que desentone en ese entorno tan lleno de instantismo. Se podría seguir con la gauchesca con grandes obras como Santos Vega o el Fausto Criollo, aunque la segunda gran obra en ese estilo serían Las coplas del payador perseguido, de Yupanqui. La idea es poner cosas que todos conocen, pero naides twitteó.

Anuncios

4 replies »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s