Puig: “tarde o temprano el aborto se va a legalizar”

1927771_46777721925_2831_n

Diego Puig publicó en el 2013 su primera novela Nadar sin luz.

¿Qué pensás del aborto?

Creo que el aborto es una decisión personal, íntima y privada de aquellos ciudadanos, mujeres y si es posible su entorno, que lo consideran la mejor opción frente a un embarazo. Por la nueva vida que está en juego, más allá de la definición del comienzo de la vida que se adopte, abortar debe ser una decisión de mucha consciencia y responsabilidad. No estoy a favor del uso compulsivo o sistemático del aborto. Creo que este derecho debe ir acompañado de una profunda educación ética.  La cuestión filosófica de cuándo comienza una vida no resuelve la cuestión del aborto. Así como la mayoría de edad es una convención arbitraria con fines prácticos y legales, el comienzo de la vida puede ser determinado de igual manera. Personalmente no creo que un feto tenga intrínsecamente derecho a nacer. Creo que es más importante el derecho de la madre a elegir cómo vivir y qué hacer con su cuerpo. Pero sí considero que la decisión de abortar tiene que estar regulada de acuerdo a la seguridad del procedimiento y también que no debe ser alentada. Creo que la tendencia en los estados modernos es dejar que el ciudadano tome sus propias decisiones en cuestiones construidas como personales y privadas. En ese sentido, creo que tarde o temprano el aborto se va a legalizar, como el matrimonio igualitario o el consumo de drogas. Sí considero que el estado debe intervenir para que la práctica del aborto sea segura y para que no sea usada de manera irresponsable.

¿Escribiste alguna vez sobre el tema?

Sí. En mi primera novela, Nadar sin Luz, la abuela del protagonista le ordena a su hija de veinte años abortar cuando queda embarazada de su novio, un joven violento e irresponsable. El aborto finalmente no se concreta, los jóvenes se casan y el niño nace, pero los miedos de la abuela de alguna manera se confirman. El niño padece la relación de sus progenitores y la poca habilidad que tienen como padres. Se siente poco querido y participe de la tortuosa unión de sus padres. La posibilidad de que lo abortaran le sugiere al protagonista que su nacimiento pudo ser un error. Piensa que quizá su abuela tenía razón y hubiese sido mejor no nacer. Este es un tema central de la novela. Y la pregunta que plantea es si una mujer no debería abortar cuando sus condiciones para ser madre, incluyendo a su pareja, no son óptimas para la felicidad del hijo. La pregunta podría extenderse también a casos en los casos que las mujeres no desean ser madres, van a resentirse por serlo, o saben que no querrán a su hijo. Ante un aborto, ¿son relevantes las posibles condiciones para la felicidad de ese hijo?

¿Te harías un aborto?

Sí, si creyera que la concepción fue un error, que no voy a poder quererlo o que su felicidad va estar comprometida de alguna manera por el efecto que su nacimiento tenga en mí. En ese caso sí abortaría.

Anuncios

Categorías:aborto

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s