La libertad de ser virgen

sworn-virgin

Por Pablo Scoufalos / Traducción: Juan Terranova

En el norte de Albania hay mujeres que renuncian al sexo y al matrimonio para vivir como hombres. Las “burnesha” juran virginidad para toda la vida ante un “consejo de ancianos” y de esta manera pueden gozar de derechos exclusivamente masculinos como ganar dinero, heredar, cazar, conducir, consumir alcohol y tabaco. El Kanun – un código de leyes consuetudinario surgido en el siglo XV que volvió a regir en ciertas áreas de los Balcanes tras la caída del comunismo- establece básicamente que la mujer es propiedad del hombre, “un otro que solo debe soportar”. Convertirse en “burnesha” es la única forma de independizarse, evitar un matrimonio no deseado o tomar la posición de jefe de familia (la “venganza institucionalizada” del Kanun ha dejado a muchas familias sin miembros masculinos). Antes del siglo XX romper el juramento significaba la muerte, ahora implica el rechazo pleno de la comunidad.

En los últimos años se hicieron varios documentales, muestras fotográficas y estudios antropológicos sobre el tema. La directora italiana Laura Bispuri es la primera que lo ficcionaliza y le da una vuelta más a la historia: qué sucedería si la virgen jurada rompe su promesa, vuelve a ser mujer y viaja a una ciudad occidental (Milán). Bispuri está en plena posproducción de “Vergine giurata” – que protagoniza Alba Rohrwacher- y me contestó algunas preguntas. 

Hay unos cuantos documentales y escritos acerca de las “vírgenes juradas” y sus hábitos, pero tu película es la primera película de ficción que aborda este tema. ¿Qué recursos te dio la ficción para mostrar lo que querías contar?

El fenómeno de las vírgenes juradas ha sido contado en documentales y exposiciones fotográficas, algunos muy interesantes. Está el documental que hizo la misma escritora del libro en el cual libremente baso mi película. Ella se llama Elvira Dones y después de haber escrito la novela “Vergine giurata” salió a mostrar este documental en el cual ha entrevistado a muchas “burnesha”. Hay que señalar también la muestra de fotos de Pepa Hristova. En dos años de preparación acumulé mucho material visual y escrito. Pero en efecto, la mía es la primera película de ficción que toma esta historia. A mí en particular me interesaba mucho la idea de partir de este fenómeno tan particular y específico para recorrer y atravesar tiempos más universales y contemporáneos. Para esto el punto de partida es la condición que vive una virgen jurada y por qué en ese mundo albanés de montaña existen pueblos en los cuales se prescribe esta regla, una regla a través de la cual una mujer puede transformarse en un hombre y tener así todas las libertades y los derechos que de otra manera pertenecerían solo al mundo masculino.

¿Cómo crees que va a ser recibida Verginie Giurata por el público europeo? 

El viaje de la película y el de mi personaje atraviesan una pregunta más amplia sobre la libertad también de una manera europea y contemporánea. El discurso afronta el tema de la feminidad en relación a la libertad y la identidad. Creo que solamente con una película verdadera se podría afrontar todo eso. Así que se parte de una estado real preciso para después hacer un viaje emotivo con el protagonista de la película al interior y al exterior. En el período de desarrollo, el proyecto siempre contó con un entusiasmo muy grande de parte de países europeos, quienes entraron en co producción o que quisieron ser socios en la distribución. Aparte el proyecto tuvo la ayuda de Media y de Eurimages. Creo que tal entusiasmo también se va a dar con la película en sí misma.

¿Qué tipo de acercamiento tuvieron vos y los actores con las vírgenes juradas?¿Tuvieron encuentros o entrevistas?

Encontré varias vírgenes juradas de diferentes edades. Pasé tiempo con ellas y las entrevisté sin filmarlas. La actriz que protagoniza el film encontró una en particular que incluso aparece en dos escenas.

Laura Bispuri

Laura Bispuri

Durante la Albania comunista Enver Hoxha trató de suprimir el Kanun, un conjunto de leyes que no es exactamente un código religioso. ¿Por qué crees que se oponía Enver Hoxha? ¿Por qué pensás que se trata de reflotar el Kanun en pleno siglo XXI? ¿Albania puede ser definido como un país occidental?

El Kanun es un código que regula y controla la vida de los habitantes de las montañas del norte de Albania. Creo que Enver Hoxa había probado de oponerse porque él mismo quería el control absoluto de todos los albaneses, sobre la vida de hasta la última persona y, creo, el Kanun escapaba de su control directo. El Kanun aún resiste en los lugares donde estaba más afianzado. Las prácticas más sanguinarias pertenecen a zonas precisas pero la mentalidad está muy ligada a estas leyes. El resto no está demasiado lejos de nuestra mafia que todavía vive y está arraigada en la manera de pensar de muchas personas, incluso en el siglo XXI.

¿Por qué las mujeres al convertirse en hombres deben jurar virginidad? ¿Por qué se asocia la castidad a ser varón?

Las mujeres en esos lugares son consideradas nada, casi un esclavo. En el Kanun está escrito: “la mujer es un otro que solo debe soportar”. Si ella decide que va a querer la libertad del hombre debe pagar un precio, no puede pagar tal libertad sin pagar un precio y ese precio es la virginidad. La ausencia del amor y el sexo por toda la vida. Es otra forma de manifestar el poder masculino sobre ellas.

¿Qué pensás de las categorías de varón y mujer? ¿Qué es lo más difícil de ser mujer para vos?

Pienso que hay mucho camino por recorrer, sea en la mentalidad particular de las personas, sea como país. Las mujeres siempre han sido tratadas con subordinación, esta no es una opinión sino una realidad objetiva. En algunos países todavía es así y de manera radical, violenta, absoluta. En los países digamos occidentales hay cambios importantes y muy fuertes con sus grandes conquistas y sus grandes recaídas. Es un cambio en curso. Mi película toca el tema de ser hombre y de ser mujer, pero sobre todo toca el tema de los que no logran sentirse del todo un hombre o del todo una mujer. Por eso me gustaría que fuera un himno a la libertad en sentido amplio. Creo que para mí la cosa más difícil es lograr alcanzar a reivindicar esta amplia libertad de criaturas, hombres o mujeres que somos, a ser uno mismo, a alcanzar a serlo de forma plena.

¿Sos feminista? ¿Qué es ser feminista para vos?

Soy feminista en el sentido en que tengo mucho para defender en relación a los derechos negados a la mujer. Como te decía antes, el acento que me gustaría poner sin embargo es muy amplio, no solo ligado al feminismo en sí sino ligado a una búsqueda de defensa de los derechos por ser humanos que buscan definirse y tienen la dificultad de hacerlo. Una defensa de los últimos, de los más débiles seguramente. En este sentido más amplio se escribe mi lado feminista, que sí reivindico pero hago más extenso.

Anuncios

1 reply »

  1. La ausencia del amor en las virgenes juradas puede ser una imposicion machista más o que los hombres segun el Kanun son criaturas que no necesitan el amor.No es una condición del hombre, el amar.Por lo contrario si fuera una penalización forzosa es porque consideran al amor lo mas importante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s